Seguidores

martes, 7 de octubre de 2014

Lesión del músculo Sóleo, causas, prevención y tratamiento.

El músculo sóleo es un grueso y ancho músculo ubicado en la cara posterior de la pierna cuya función es la flexión y extensión del pie y la elevación del talón. Podemos decir que estamos hablando de un músculo vital para desplazarnos ya que, si este músculo no estuviera constantemente tirando de nosotros nos caeríamos hacia delante.




Este músculo, en el caso de los corredores sufre especialmente en pisadas "puntera-talón", es decir, corredores que aterrizan en sus zancadas primeramente con la puntera dejando después caer el resto del pie al piso. En mi caso esta es mi manera de correr, bien con la puntera, bien con el antepie, procurando no apoyar el talón en el suelo para que trabaje el tendón de aquiles, bastante más pequeño y más difícil de averiar que los gemelos.

El problema es, que mi técnica no es todo lo depurada que quisiera y debiera y al final los sóleos de mis patas han protestado. El motivo principal ha sido una mala pisada por mi biomecánica, estudiada y corregida en su momento con unas plantillas, pero el problema ya estaba gestado y ahora toca recuperar la zona afectada.

                                    CAUSAS DE LA LESIÓN DEL SÓLEO:

Básicamente existen dos razones principales que pasan sobre todo por correr "puntera-talón", la primera es el exceso de kilometraje, el cual hay que reducir sensiblemente cuando seamos conscientes de la lesión, OJO, no pasa desapercibida, cuando pincha el sóleo duele de verdad, parece un calambre en nuestro gemelo pero el origen es el sóleo y cuando la lesión está bien afincada aparece a los pocos minutos de correr, en subidas o en cambios de ritmo más rápidos, la sensación es de un calambre, rápido y agudo que aparece sin avisar y que si no se controla nos puede hacer pasar un mal rato.

La segunda causa principal por la que aparecen las molestias en este músculo la citaba en mi caso, una mala técnica de carrera o una pisada defectuosa que debe ser corregida en un centro especializado en el que nos diseñen unas plantillas que rectifiquen el defecto de pisada que llevamos "de fábrica".

Otro fallo que cometen muchos runners es el de no estirar esta zona, y, aunque hay casos de amigos corredores que son verdaderos virtuosos y no lo hacen lo realmente recomendable es dedicar diez minutos después de cada sesión a los estiramientos para que las patas vuelvan a la normalidad.

                                          TRATAMIENTO DE LA LESIÓN:

El principal tratamiento tras observar los primeros síntomas debería ser parar y ponernos en manos de un especialista que nos masajee la zona y nos aplique microondas, calor o lo que estime oportuno según cada caso. En casa utilizar alguna pomada antinflamatoria y hielo cinco minutos varias veces al día para disminuir la hinchazón que puede producir su tratamiento.

                                              PREVENCIÓN DE LA LESIÓN:

Aparte del ya nombrado estudio de la pisada y desarrollo de unas plantillas entrenar una correcta técnica de carrera y estirar adecuadamente este grupo muscular puede ahorrarnos muchas molestias con el tiempo.

En este vídeo se explica la forma de estirar correctamente el sóleo y gemelos.