Seguidores

viernes, 8 de julio de 2016

15 Km Metlife Villa de Madrid. - La Crónica y fotos.

El pasado 3 de Julio llegaba el momento de cerrar la temporada en cuanto a puesta de dorsales y en esta ocasión lo iba a hacer de una manera muy especial, en primer lugar porque me iba a acompañar mi hijo David que ya es una motivación importante, y por otro lado la distancia, 15 kilómetros, una distancia atractiva dado que no se queda tan corta como un 10K ni tan tediosamente larga como una Media, que a estas alturas de temporada se atravesaría más de la cuenta.

El recorrido original de la carrera era muy atractivo, otro valor para inscribirse, aunque finalmente el Ayuntamiento de Madrid a 48 horas vista decidiera cambiarlo totalmente y convertir el Paseo de la Castellana en un "Carreródromo" obligando a los participantes a disputar la prueba en su totalidad en esta vía trazando un circuito de vuelta y media (dos bajadas y una subida). No es esta entrada la apropiada para dar el punto de vista, los días previos y posteriores dieron mucho de sí en RRSS.

Lo que sí estaba claro es que no se iba a empañar una jornada de atletismo por motivos políticos, más cuando corres rodeado de familia, amigos y por una causa común, el estudio del TDAH, estudio para el cual iba destinado parte del importe de nuestra inscripción.

Así que a las 8:30 estábamos en el punto de encuentro para hacernos la foto de familia con los Drinking Runners.

Foto cortesía de Pablo Carmenado.
Tras los saludos, muy en especial a blogueros ilustres que visitaban Madrid como los Novatillos o Sosaku Runner, David y yo nos separábamos del grupo para ir calentando. El objetivo iría en función de las sensaciones del momento pero queríamos dar "chicha" a la prueba, en principio, dado que la hora de inicio (las 9:00) era propicia, y aún con calor (23º a esas horas) el sol no daba directo, podiamos empezar apretando, ya teniamos el inicio de la carrera planeado, después iriamos valorando sobre la marcha, mientras charla y alguna foto de la organización.


La carrera comenzaba puntual y tras posicionarnos con cierta comodidad cogiamos el ritmo previsto de inicio.


Km 1-5: Primer tercio de carrera casi en su totalidad de bajada, desde Plaza Castilla a Cibeles. El ritmo pedía ser trepidante, y, aunque el plan es dar zapatilla hay que ser previsor porque después la factura puede ser cara. Los kilómetros 2 y 4 pasan siendo los más rápidos del tramo a 4:33 y 4:32 siendo el km 5 el más lento a 4:52, aprovechando la horquilla de vuelta y el avituallamiento para tomar un respiro y comenzar la larga subida la Castellana.

Cortesía de @Srta_Belda.
Km 6-10: Este tramo es la subida de todo lo bajado anteriormente, de Cibeles a Plaza Castilla. Subida larga, no especialmente dura pero tediosa, pegados al bordillo buscando sombra a 25º de temperatura. El ritmo se vió mermado pero seguiamos por debajo de 5:00 y viendo de lejos el globo de 1h10. El kilómetro 6 era el más rápido de este tramo (4:51) y el más lento el de la coronación de la subida en Plaza Castilla, el kilómetro 10 en 4:58.

Km 11-15: Vuelta a bajar, calco del tramo de salida pero con 10 km en las patas y sol en la cabeza, tomamos el avituallamiento antes de iniciar la vertiginosa la bajada. Soltamos brazos y nos miramos, sabemos que esta bajada no va a ser tan divertida pero se ha guardado algo para estos kilómetros finales. El kilómetro 12, a 4:37 pasa a ser el más rápido de este tramo y el último kilómetro, aún con la ayuda de David que tiraba de mí en el tramo final, el más lento, a 4:54. Desde luego la gacela que me he puesto al lado en esta carrera ha sacado todo lo que quedaba de mí.

Finalmente parábamos el crono en 1:11:06. Muy satisfechos, no será la última, ni mucho menos, en la que "engañe" a esta liebre de lujo para que me exprima.


En este ENLACE os dejo un álbum de más de 600 fotos de la carrera, cortesía de Cristina Belda (@Srta_Belda en Twitter), todo un detalle y un trabajazo por su parte digno de compartir.