Seguidores

jueves, 30 de agosto de 2012

Camino de Santiago: Etapa 1 Sarria-Portomarín. La Crónica

El pasado día 22 dábamos inicio Isa, David y yo al que sería el reto más importante que afrontábamos los tres juntos, completar las cinco últimas jornadas del Camino de Santiago en su ruta francesa desde Sarria hasta Santiago, aproximadamente 115 kilómetros en cinco días con finales de etapa en Portomarín, Palas de Rei, Ribadiso, Pedrouzo y el propio Santiago de Compostela.

La experiencia fué simplemente maravillosa, no sólo por lo visto y conocido sino por las sensaciones descubiertas y, a partir de ésta entrada y de las siguientes intentaré plasmarlo de la mejor manera posible.

El pasado miércoles tras 600 kilómetros en coche hasta Santiago, donde dejábamos el vehículo propio, marcábamos 120 kilómetros más para dirigirnos a Sarria, lugar de inicio de la aventura, ya solamente con el equipaje que utilizaríamos en esos días metido en tres mochilas.

Ya en Sarria poco tiempo más daba, cenar y a la cama, la primera jornada prometía las primeras sensaciones, el despertador amenazaba tormenta a las 6:15 de la mañana y nos esperaban los primeros 22 kilómetros sobre plano del Camino.


A las 8 de la mañana del jueves 23 poníamos rumbo a nuestro reto, amanecía ligeramente nublado y 16º, perfecta climatología para iniciar la andadura.



Tras cruzar la vía del tren la etapa se sumerge en un bosque de hayas, robles y pinos que finaliza en una carretera colindante con Barbadelo y la que seguimos hasta llegar a Rente.

Desde allí 6,5 kilómetros recorridos nos llevan a Brea atravesando tramos de pavimento y de piedra de perfiles muy variados y de vistas y entornos espectaculares.


Pasado Brea avistamos el hito del kilómetro 100 Camino a Santiago, aquí es donde empezamos a romper el hielo con otros compañeros del Camino que nos solicitan una foto al lado de este hito para inmortalizar el momento en el que están a tan redonda cifra de Santiago.

Nosotros que somos más chulos que un ocho nos la hacemos también, pero en el hito 99 para inmortalizar la bajada a las dos cifras.


Tras estas fotos aún nos esperaban pasos por pequeñas fincas y aldeas sin servicios pero donde se pueden ver los típicos hórreos de la zona y unas paredes de madera fabricadas por los lugareños para resguardar el maíz de las humedades y los roedores.

Vilachá es la última localidad que visitamos antes de llegar a Portomarín, también sin servicios de ninguna clase pero no por ello menos bella, tras superarla iniciamos un fuerte descenso que nos lleva al embalse de Belesar que no atraviesa uno de sus mejores momentos en cuanto a cantidad de agua.

Sobre las 14:15 horas llegamos a Portomarín, lugar donde ponemos punto y final a nuestra primera jornada andarina. Al llegar al hostal donde nos alojamos dejábamos las mochilas y tras una ducha reparadora comiamos en el pueblo y visitábamos sus calles.



Después tocó recogerse, la segunda etapa con destino a Palas de Rei estaba a la vuelta de la esquina, afortunadamente no hubo que lamentar en esta etapa ningún contratiempo, sólo un agujero en un calcetín ;-)


Ruta en bici 1806645 - powered by Wandermap