Seguidores

jueves, 25 de octubre de 2018

Carrera del CSIC 2018 - La crónica.


El pasado domingo volvía a citarme con amigos y un dorsal. La carrera elegida, la eterna Carrera CSIC, una clásica la cual no había corrido aún, y los amigos, Marta y David, que buscaban los 56´en el 10K.

Tras una recogida de dorsal "a la vieja usanza" y dejar las pocas prendas de abrigo que llevábamos en el coche, nos dirigíamos al trote hacia la salida y a las 9 horas en punto el pistoletazo que anunciaba el inicio de la prueba nos ponía en marcha.

La Carrera:

Km 1-2: Los primeros metros de esta prueba son francamente favorables. Si bien el trazado es sinuoso también da pie a plantear una cierta estrategia si buscas un crono concreto, y como era el caso, este primer tramo nos daba pie para intentar sacar un bote de segundos que podría sernos muy útil para más adelante.
Habíamos pactado un ritmo medio de 5:35/km para estar en el crono objetivo final, y para ello siempre planteo un abanico de 10" +/- para jugar durante la carrera, es decir, andaríamos siempre entre 5:25 y 5:45/km, que sobre el papel pintaba muy bonito pero que tocaba ejecutar.
Desde luego en estos dos primeros kilómetros los sacábamos con creces, marcando el primer mil en 5:16 y el segundo mil en 5:10. Marta nos marcaba estos primeros parciales en la bajada vertiginosa de la calle Serrano con una zancada fácil y cómoda, no era momento de privarla de esos ritmos, no había molestias y todo iba de perlas así que el bote comenzaba a llenarse generosamente.

Km 3-4: En este tramo ya encarábamos la larga y tendida subida del Paseo de la Castellana. Una subida que, aunque parezca que no va mellando, sobre todo en distancias cortas, donde vas dejándolo a cada distancia que das. El kilómetro 3 todavía espoleado por la inercia de la bajada anterior lo marcábamos en 5:26/km, ya dentro del ratio objetivo y el cuarto kilómetro quedaba clavado en el ritmo medio objetivo 5:35/km, lo que nos daba otro generoso bote de segundos ganados en el tercer kilómetro.

Km 5-6: Los kilómetros que nos mostraban el coliseo blanco y aledaños al giro a Alberto Alcocer se hacían los más complicados de la prueba aunque la imagen no diga lo mismo.

Dándolo todo en el tramo más duro.
Aún así nos manteníamos en el margen de error en el kilómetro 5 (5:38) y nos permitiamos un respiro en el kilómetro 6 (6:00/km) aprovechando el colchón ganado en los kilómetros previos, justo antes de soltar piernas en el giro hacia la derecha que nos mostraba una agradecida bajada en la entrada de Alberto Alcocer.

Km 7-8: La bajada de Alberto Alcocer finalizaba metros después de los primeros 7000 metros y daba paso a la subida más pronunciada de la prueba, corta, unos 200 metros, pero intensa. Acortábamos zancada y aumentábamos el ritmo de nuestros brazos y nuestra respiración. Marcábamos el kilómetro 7 en 5:46/km y girábamos triunfales en República Dominicana a la derecha hacia Príncipe de Vergara donde Marta me preguntaba si era posible los 56´ volviendo a atacar y convirtiendo el kilómetro 8 en un suspiro (5:15) dando un puñetazo encima de la mesa y señalando al objetivo final de la carrera... Le avisaba que lo peor del perfil era un recuerdo, que podíamos atacar más al crono y su gélida y decidida mirada me confirmaba que el objetivo se iba a pulverizar.

Km 9-Meta: Volvíamos a coger Serrano con ímpetu, resolvíamos con solvencia la cuesta que nos daba la bienvenida a la calle Serrano y Marta le daba un nuevo bocado al reloj en el kilómetro 9 (5:24), no dándose por satisfecha apretaba los dientes y el último kilómetro lo coronaba en 5:02 y pasábamos el arco en 54:57 por mi crono machacando su MMP en un perfil no precisamente fácil....

Felicidades compañera!!!!

Me encanta esta distancia para ver cumplir retos a amigos.... Mil gracias por permitirme acompañaros y disfrutar de vuestros éxitos.