Seguidores

jueves, 2 de enero de 2014

Despidiendo el año en la San Silvestre Vicalvareña - La Crónica.

Un año más despedido como más me gusta, corriendo.

En esta ocasión he cambiado el tumulto de Vallecas por las sosegadas calles de Vicálvaro.

La carrera, a las 11:45 daba pie a hacer algún que otro preparativo previo para la cena de Nochevieja y poco después desplazarme en coche a los alrededores de la salida, allí ya se estaban disputando las carreras de las categorías más jóvenes, ambiente frío climatológicamente hablando, amenazando lluvia e incluso dejando escapar alguna gota pero las ganas de apretar un poquito el pistón seguían intactas y de esta guisa me presentaba en el polideportivo de Vicálvaro.



Mi buen amigo Jose en esta ocasión venía de espectador y en breve se transformó en fotógrafo de carrera y en ropero, gracias amigo.

Casi sin tiempo practicamente a saludarle la organización daba el pistoletazo puntual de salida y desde el comienzo podíamos dar las zancadas a nuestro gusto disfrutando de un pico de 4:00/km en el kilómetro 1,5.

La subida del 2,5 se pasaba con bastante autoridad y la larga subida tendida de Villablanca comenzaba a ponernos a cada uno en su sitio. Ya casi sin solución de continuidad dábamos paso a la segunda vuelta en el trazado.

San Cipriano volvía a cargarse de público que, aunque bastante silencioso arropaba con su presencia la gélida mañana de fin de año y daba alas para encarar los últimos 3 kilómetros de la carrera.

Otro punto a tener en cuenta en cuanto a público era Villablanca, justo antes del giro hacia el polideportivo de Vicálvaro y la propia entrada al recinto, personalmente opino que no le envidia nada a la animación de cualquier carrera organizada por alguna gran empresa multinacional.

Al final la entrada en Meta la culminaba en 36:35. A 4:35 de ritmo medio, en la posición 237 de 930 llegados, satisfecho y feliz, sintiéndome afortunado de acabar un año más corriendo y esperando disipar las dudas que me asaltan sobre el futuro en cuanto a dorsales al pecho se refiere.

Tras el cambio de ropa un café reparador con Jose que este año iba a la Sansil Vallecana de voluntario en Meta e intercambio de impresiones. El fenómeno me pasaba una hora después las fotos que he dejado en la anterior entrada.

Comenzamos un nuevo año, por el momento sin grandes objetivos a la vista, sólo el de seguir disfrutando de mis zapatillas y de los amigos ¿Mapoma 2014? Tal vez, tengo en las piernas el plan de Castellón, estoy fuerte pero tal vez no tengo la motivación necesaria ahora mismo para pensar en una distancia más larga de una Media. Seguimos sin prisa aunque sin pausa.

Feliz año 2014 a todos!!!