Seguidores

viernes, 17 de enero de 2014

Cuánto te echo de menos.

Hoy quería hablar de algo fuera del entorno deportivo, y es que, este blog, aparte de ser básicamente un diario de entrenamientos y vivencias dentro del mundillo del corredor no deja de ser por ello, y ante todo, un espacio personal aunque compartido.

Y por eso me gustaría compartir algo que llevo meses viviendo en silencio, es duro tener a seres queridos lejos, más aún cuando las cosas en tu país van como van y casi no queda otra que coger las maletas y llevarte en ellas la formación que tanto años te ha costado conseguir y sobre todo mucha ilusión por convertirte en un profesional, un grandísimo profesional en la especialización que elegiste.

Esta es, a grandes rasgos, la situación de mi hermana Silvia, periodista, con experiencia en prensa escrita en diarios de primera línea, trabajadora incesante y una inconformista compulsiva, estudiante de la lengua árabe desde hace unos seis años ha decidido viajar a Egipto para perfeccionar el idioma y de paso encontrar allí algo que en su propia casa le es imposible de encontrar, trabajo.

Lleva en Egipto casi cuatro meses, trabaja escribiendo artículos sobre la situación en el país para un periódico mejicano, imparte clases de español para árabes en distintas vías y organiza su casa como una mujer libre más, ama el país, le gusta lo que hace, pero sé que dentro de ese corazoncito añora su tierra, una tierra estéril para jóvenes altamente cualificados, esa es nuestra gran desgracia hoy en día.

Y escribo todo esto porque no puedo evitar tener mucha morriña de ella, porque cuando hablamos por teléfono sé que no me cuenta todo y que siempre me dibuja una sonrisa aunque no le apetezca, y porque, que coño, es mi única hermana y quiero verla feliz de verdad.


                                                    Mi hermana y mi padre en las pirámides.

Aquí os dejo parte de su legado, Pasando Página un blog que abrió casi a punto de tomar ese avión que puso tierra por medio entre los dos pero que unió más que nunca nuestros corazones.

Te quiero mucho guapa.