Seguidores

martes, 18 de marzo de 2014

Fotografiando el Templo de Debod.

En estos días pasados de obligado parón deportivo he conseguido sacar una tarde aprovechando también la llegada del buen tiempo para darle carrete a mi otra afición, la fotografía.

Cámara en ristre, me dirigí al Templo de Debod para intentar capturar uno de sus deslumbrantes atardeceres y esta es una pequeña selección del reportaje obtenido.


Primeras tomas de contacto con el monumento.



La iluminación del propio Templo y el atardecer comienzan a ganar protagonismo.


La luna más arriba contempla la caída del día en Madrid.


Las distintas tonalidades de azul en el cielo le dan al Templo una calidez especial.




El cielo comienza a reflejarse con intensidad en el agua.



Una tarde de lo más agradable disfrutando de la ciudad y de la fotografía, fantástica terapia previa a días muy moviditos que no dejaron hueco a las zapas.