Seguidores

lunes, 6 de mayo de 2013

Y a partir de ahora...

La semana tras Mapoma ha tenido poco que contar.

Una salida el pasado Jueves de ocho kilómetros a ritmos de 5:50/km testando todas las piezas sin encontrar rastro de daño alguno, lo cierto es que al día siguiente de la carrera no tenía ni agujetas por lo que el Martes caminé doce kilómetros a ritmo alegre para liberar el poco lactato que hubiera residiendo en la musculatura y a los dos días el rodaje que comentaba.

En esta segunda semana post-Mapoma recuperaré un poco la constancia, eso sí, en plan disfrute. Se acabaron hasta el final del verano, las series, los cambios de ritmo, las cuestas y las obligaciones.

Es curioso, hace no más de dos años el correr por correr era mi forma de entrenarme, sin planes ni nada por el estilo, así ya coseché seis maratones y no se cuantas medias y diez miles, ahora sigo planes para preparar Maratón, participo en muchas menos carreras pero acumulo muchos más kilómetros a ritmos mucho más variados y lo de correr por correr lo hago ahora para evadirme de planificaciones y "descansar" y para aclarar mi mente y ver nuevos retos. Me gustan estas nuevas sensaciones porque me siento más maduro en este mundillo y sobre todo más disciplinado.

En Septiembre del 2012 comencé el plan para el Maratón de Castellón, 17 días después de esa carrera empecé a preparar Mapoma, así que tras estos casi ocho meses de preparación con dos Maratones, un MMP en esta distancia y unos 1500 kilómetros acumulados toca eso, correr por correr y volver a mis orígenes hasta que tenga un objetivo fijado que será seguramente para otoño, mientras, me ha llegado a picar el gusanillo de algún diez mil rápido, a tope, pero cuando pienso en lo que se lía en Madrid en esta distancia se me quitan las ganas así que seguiremos ahí, dándole vueltas a la cabeza, al mapa... y admitiendo sugerencias...