Seguidores

sábado, 15 de junio de 2013

Consejos para correr en verano.

Llegó por fin el verano y con él, al menos en mi caso, la consiguiente bajada en el rendimiento. La pérdida de líquidos, sodio y demás es más intensa y hay que tomar precauciones para evitar complicaciones serias durante nuestra sesión.


Personalmente mi primera medida es bajar intensidad y volumen en mis rodajes veraniegos pero hay muchas más medidas y puntos a tener en cuenta para correr con seguridad en estos meses de calor.


* Intentar salir a primera o a última hora del día: Evitar las horas centrales del día por ser obviamente las más calurosas. Entre salir temprano o a última hora hay mucha división entre los runners ya que los hay de los que a primera hora no son capaces de mover ni las pestañas y los hiperactivos que nada más levantarse se ponen las zapas sin pensárselo. A última hora también hay quién no puede con la vida tras la jornada laboral y quien piensa que la mejor forma de combatir el estrés del día a día es rodando al salir del trabajo.

* Utilizar prendas de colores claros y con buena transpiración: Prendas claras que no absorban la luz como lo hacen las oscuras y prendas de tejidos suaves con buena transpiración. Cuidado con las camisetas que nos dan en algunas carreras, cada vez son más baratas y de peores materiales y como rocen un poco en ciertas zonas nos pueden hacer rozaduras en pezones, axilas o ingles. Importante el uso de vaselina en zonas delicadas para evitar estos lances tan molestos y dolorosos.


* Utilizar protector solar: Parece que no, pero aunque parezca que 45 o 60 minutos corriendo son poco tiempo para llegar a quemarnos, creedme, son más que suficientes. El propio sudor llega a hacer efecto lupa en nuestra piel y nos podemos llegar a tostar así que no viene de más una cremita de factor alto para las zonas que llevamos al aire.


* Beber: Pero no beber como si nos fuera la vida en ello, esto tampoco es bueno. Lo ideal sería beber durante el día unos dos litros de líquido, no necesariamente sólo agua, se pueden tomar infusiones, tés etc. para no hacer la ingesta de líquido anodina. Durante la carrera tener alguna fuente localizada para visitar o llevar una botella para meterle un buchito de vez en cuando y no tomar isotónicas más que en distancias largas, donde realmente la pérdida de sales y electrolitos es más seria, en tiradas de 45 minutos o menos con simple agua y una correcta hidratación durante el día debería ser suficiente.

* Programar la salida: Está claro que si buscamos sombra donde poder cobijarnos mientras hacemos lo que más nos gusta iremos mucho más cómodos. Mucho mejor tener visualizado el circuito por donde correr antes de aventurarnos a ir buscando esa sombra mientras entrenamos.


* Unas buenas gafas: Unas gafas de sol que nos protejan de los rayos solares nos pueden llegar a evitar algún molesto dolor de cabeza al finalizar nuestra sesión de entrenamiento.


* Protección en la cabeza: Una gorra, bandana, braga o pañuelo viene mejor que bien para proteger el casco del sol, sobre todo a los que vamos a cartón descubierto o casi. En mi caso una braga o un pañuelo cubriendo la cabeza y bien mojado en la fuente de rigor donde bebo me refresca las ideas, incluso, en los días más calurosos.


* Una buena ducha fresquita: Ésta no sólo vendrá bien para aliviarnos al finalizar los entrenamientos de la visión de figuras bien torneadas femeninas (o masculinas, según los casos), nos ayudará también a bajar la temperatura corporal y a refrescarnos en general, una duchita tibia al finalizar el entrenamiento es gloria bendita en verano.


* Escuchar las señales del cuerpo: Aunque siempre estemos pendientes de los posibles avisos que el cuerpo nos pueda dar, en verano debemos ser mucho más observadores.
Simplemente con notarnos desorientados o que perdamos un poco de audición o detectemos el efecto túnel en la vista, mareos, escalofríos, dolor de cabeza, náuseas... Debemos parar y tranquilizarnos, no ponernos nerviosos, refrescarnos y esperar a volver a la condición normal. En caso de que el malestar persista acudir al médico y recuperarse pronto para seguir quemando zapas lo antes posible.

Con esta pequeña guía que sigo todos los años no he tenido nunca ningún contratiempo. Cierto que el calor me aploma como al que más, eso es algo que pasa y se asume, pero si se toman unas medidas de seguridad básicas podemos minimizar el riesgo a un percance grave por deshidratación, golpe de calor o bajada de tensión.

Ahora... A seguir disfrutando de nuestro deporte!!