Seguidores

lunes, 12 de noviembre de 2018

Mis expectativas para el Maratón de Valencia.



Comenzando la décimo segunda semana de preparación para el Maratón de Valencia del próximo 2 de diciembre es inevitable echar la vista atrás y comenzar a hacer balance sobre la preparación llevada a cabo hasta ahora, los objetivos, el estado anímico, mental y físico, etc....

---El plan---

La preparación programada para esta carrera ha sido quizá un puntito más exigente que en otros maratones. He metido una sesión más por semana (o al menos lo he intentado en la gran mayoría de ellas) para ver si mi cuerpo soportaba esa carga extra a la que lo sometía y puedo decir que no se ha dado tan mal y se ha ido asimilando el trabajo con bastante solvencia.

He mantenido la fórmula de trabajar por tiempos de trabajo y no por distancias, así como la de entrenar los ritmos de carrera por encima de las pulsaciones, no descarto, cuando no trabaje un maratón, empezar a basarme en las pulsaciones basándome en los valores dados por la prueba de esfuerzo realizada recientemente en el centro de medicina deportiva Healthing del Reebok Sport Club y así optimizar mi estado de forma y bajar un poquito más de peso.

---Objetivos---

Sigo fiel a mi ABC en esto de correr maratones. Doy prioridad a la durabilidad como corredor a las marcas y récords personales, ni me apetece ni mi trabajo me garantiza llevar tres meses y medio de preparación específica sin sobre saltos en los turnos o en la dinámica, por lo que, desde hace años lo único que persigo es seguir sumando algún que otro maratón más en las mejores condiciones físicas posibles y disfrutar con ello, no ya sólo de la carrera, sino de toda la preparación, la semana previa, que es mágica, la compañía de mi familia y amigos y de todo el ambiente que rodea este acontecimiento deportivo viviéndolo en primera persona, sintiéndome protagonista y recapitulando los días posteriores en este Rincón y en las RRSS.
El plan que estoy siguiendo es un plan realista, de ritmos llevaderos, bastante asequibles a mi entender y que me permitan afrontar la prueba fuerte. Está pensado para rondar las 3h45´o 4 horas y garantizo, que ni voy a bajar de esas marcas y que serán superiores o iguales, según me dé en carrera, según mis sensaciones, o según me pare a abrazar a los amigos que me esperan ver durante el recorrido, o a echar una mano a algún compañer@ que crea no poder más, allí, cuando sacude el del mazo, o a besar a mi mujer, mi Staff técnico, que después de aguantar todos estos meses de preparación, mis ausencias, mis manías previas, viene a animarme, a esperar mi fugaz paso en los dos o tres puntos donde concertemos vernos... No se merece al menos un beso a mi paso? Se merece mil, mientras culmino una nueva batalla... Y todo mi amor y respeto. Esos son mis objetivos, correr 42195 metros y poder abrazar y besar a mis seres queridos, durante y después de la carrera, y por supuesto, lucir orgulloso esa medalla.... La 15ª....

---Estado anímico--- 

Ahora mismo, el mejor, tranquilo, paciente, calculando como encajar los entrenamientos que quedan en estas últimas semanas, concentrado pero no estresado.
Es importante valorar el estado anímico. Llegar a la línea de salida bien equilibrado es fundamental, hace unos años decidí no tomar esa línea de salida en Castellón, a tres días de viajar, porque después de completar el plan de entrenamiento mi cabeza estaba saturada, no quería viajar, ni correr. Fué una experiencia, un aprendizaje, le dió valor a esos minutos de nervios esperando el pistoletazo de salida y a respetar todos y cada uno de los momentos vividos desde el día en que decides ir a por ese disparo hasta que estás delante de la detonación.

---Estado físico---

No me quejo, he tenido molestias y dolores que no tenía desde hace años, lo achaco a la intensidad mayor de este plan buscando un plus más de fuerza y resistencia y esto debe llevar adjunta una factura de dolores, pero nada de que preocuparse en principio, la carga normal de trabajo y poco más.
Por dentro la prueba de esfuerzo que anteriormente mencionaba descartaba cualquier problema oculto que nos diera algún disgusto y me habilitaba para poner todo mi empeño en la distancia reina.


Casi está todo dicho en cuanto a la preparación, queda esta semana de darle más duro y la próxima bajamos intensidad y volumen para iniciar el descanso previo.
Me siento muy afortunado de poder sentirme en condiciones para completar esta prueba una vez más, de tener mucha gente a mi alrededor que me apoya, me sigue y me quiere y de otra tanta que me tilda de loco y me llama cobarde por correr.... a estos últimos les invito a que corran, no los 42195 metros, sino 100, y me vuelvan a definir después el término "cobarde".