Seguidores

jueves, 18 de agosto de 2011

De Madrid ¿al cielo?

En esta estación calurosa y vacacional mi ciudad está siendo testigo de todo un cambio en multitud de aspectos, la gente se está echando a la calle para dar a entender sus ideales, sus formas de pensar y, tristemente, mas de uno a descargar adrenalina por los conductos menos aconsejables.



Madrid ha sido desde hace unos meses el centro neurálgico del nacimiento del célebre movimiento del 15-M, gente harta del sistema se ha echado a la calle a reivindicar por algo distinto a lo que tenemos hoy en día, es al fin de cuentas, una nueva alternativa que hace años ni nos barajeábamos poner en la calle y hoy en día, gracias a un sistema democrático por el que lucharon nuestros abuelos se ha hecho posible. Lamentable por otro lado la acción de algún que otro colectivo oportunista que aprovecha la coyuntura para formar disturbios y movilizar o mejor dicho, encabronar a las masas, hace que las cosas tal vez no parezcan lo que son.

Por otro lado el destino o la planificación del calendario nos trae nada mas y nada menos que al Papa, y con él, a una legión de juventudes seguidoras del pontífice provenientes de todos los rincones del mundo, que, curiosamente en declaraciones a diversos medios en su gran mayoría se confiesan creyentes aunque no practicantes, esto a mi me choca mucho y me hace pensar si no es una nueva forma de hacer turismo.
Ayer mismo mientras comía durante mi jornada laboral en el restaurante de turno, un feligrés originario de la India, solicitaba al camarero, en inglés, el precio de la copa de whisky de importación, al tiempo que apagaba el cigarro a indicación del encargado del establecimiento, lo confieso, me chocó una barbaridad ver a un joven católico pertrechado con la indumentaria que la organización del JMJ o de su movimiento religioso le facilita tomándose una copa de whisky, fumando un cigarro y con la misma mano del cigarro pegándose una rascada de testículos mientras reía ruidosamente en plena calle Serrano ¿esto es tambien fruto del sistema democrático o es parte del colectivo oportunista que se mezcla con todos los ideales, etnias y demás movimientos?.

Luego, por otro lado, aparece el colectivo laico a hacer uso y disfrute del sistema democrático y se manifiesta contra el gasto originado por la visita del pontífice, y ahí es donde cerramos la coctelera y metemos a laicos, 15-M, JMJ, y a los oportunistas, que son pocos pero hacen mucho daño, y montan el que seguro y tristemente será el penúltimo disturbio en mi querida Puerta del Sol, la misma que me vió crecer, la que contempló mil y un paseos con mi querida abuela, una de las muchas que lucharon por este sistema democrático y que si vieran en lo que se está convirtiendo llorarían de pena, por la distorsión que sus herederos estamos haciendo del fruto de su lucha, en fin, que me extiendo mas de la cuenta y al fin y al cabo ya me he desahogado lo suficiente.

En otro orden de cosas mi compañero de entrenos Jose me anunciaba ayer una lesión de su castigado gemelo, en su voz podía vislumbrar la contrariedad y el desasosiego que produce una recaida de estas características, aún así, es muy fuerte, las molestias parece que remiten porque no parece mas que una fuerte sobrecarga, conmigo sabe que puede contar para una preparación express para la Madrid Corre por Madrid, si los indignados, los laicos, los católicos, los oportunistas y los antidisturbios nos lo permiten, así que desde este humilde rincón le voy a dar un fuerte impulso de ánimo, porque nosotros no corremos, volamos.