Seguidores

martes, 22 de enero de 2013

Media Maratón de Santa Pola 2013. La Crónica.

Este pasado fin de semana tocaba tirada larga con dorsal y nada menos que en Santa Pola y su fantástica Media.


Lo que desconocía era que en tan poco espacio de tiempo fuera a vivir tantas sensaciones distintas y a disfrutar de la manera que lo hice.

Para empezar el viaje de ida y la CICLOGENESIS EXPLOSIVA que nos hizo compañía durante todo el viaje, sobre todo en los primeros 150 kilómetros del recorrido hasta La Hinojosa, lugar donde parábamos a tomar un café y a pensarnos muy seriamente si poner punto y final y darnos la media vuelta, el fuerte viento, el agua y el mal estado en algunos tramos de la autovía minó seriamente la moral pero no hay nada como una parada a tiempo, un café calentito y reunión familiar para estos casos y tomar fuerzas y determinación para proseguir un viaje que, afortunadamente suavizó bastante climatológicamente hablando en los 300 kilómetros restantes.

La llegada a Santa Pola para pasar por la Feria del Corredor igualmente estaba pasada por agua anegando literalmente parte de la Feria abarrotada de corredores y acompañantes, allí recogía dorsal, camiseta y el libro de Fabián Roncero "Media vida corriendo" que se ofertaba con la inscripción a la prueba por 7 euros más.


Después tocaba trasladarnos a Guardamar del Segura donde esperaban los padres de Isa en casa y donde pasaríamos la noche, no sin antes, y tras una reparadora siesta, marcar un rodaje de 50 minutos por los alrededores combinándolos con una sesión de gomas y un par de rectas, se trataba de no dejar pasar ninguna sesión de entreno esta semana.

El domingo por la mañana amanecía muy ventoso y frío. Tocaba convencer a Isa y David de que lo más sensato para ellos era quedarse en la cama. Ya que el día anterior ya había sido de madrugón y viaje pesado no podía permitir que se pegaran otro madrugón y se quedaran "pasmados" de frío esperando durante el desarrollo de la prueba. Su sola presencia a 10 kilómetros de distancia de Santa Pola me eran suficiente para mantener la motivación necesaria.

A las 8:40 ponía rumbo a Santa Pola y 15 minutos después estaba llamando al amigo Javi, ESPIRITU GONZALEZ
el autor de DE PATRULLA CON FILIPIDES, un libro de obligada lectura, no ya por ser escrito por un amigo y colega sino por un corredor como cualquiera de los populares que visitamos Rincones como este y que buscamos la superación personal amparados en este deporte.


Tras un café con él y su primo Gonzalo que se estrenaba en la distancia nos juntábamos con los @DrinkingRunners protagonizando con ellos un photo cool en toda regla en plan atletas de élite.


Después y sin más dilación nos fuimos a los coches a terminar de prepararnos para tomar la salida, allí saludaba fugazmente a TRAPATROLES del Club Marathon de Cartagena y poco después ya estábamos en la salida Javi, Gonzalo y un servidor y allí pudimos inmortalizar algún momento más y a otros amigos.



La salida espectacular, como hace un par de años, cuando me estrené en esta carrera.



A las 10:30 y al ritmo del Bienvenidos de Miguel Ríos poniamos rumbo a los 21097 metros de la Media de Santa Pola, un auténtico lujazo de tirada larga con dorsal con la compañía de Javi, el Espíritu y nuestros planes para Mapoma y demás temas.

El ritmo inicial 5:00/km clavadicos, y el discurrir de los kilómetros cómodos con el gran ambiente que los habitantes de Santa Pola dan a esta prueba.

En el kilómetro 12 probaba un gel nuevo para ver como actua en el organismo y en el 14 dejo que Javi se vaya con su ritmo sostenido y me quedo con el piloto automático a un ritmo ligeramente más rápido que el de Maratón para comprobar que las sensaciones de Castellón siguen estando y que el trabajo que estoy realizando desde 17 días después de haber terminado ese Maratón está ayudando a mantener esas buenas sensaciones.

Grandísimas noticias, a pesar del fuerte viento de cara en los kilómetros 15 y 18 y de las tres sesiones que en las últimas dos semanas me había "fumao" por el virus que me atacó coronaba meta como hay que acabar una tirada larga, entero, contento, satisfecho y eso sí, con las patas duras del trabajo acumulado el sábado y 1:49 el tiempo real de carrera.

Al terminar, recogida de medalla, mochila con bebidas y disfrute de una grandísima organización y un mejor ambiente.

Santa Pola me ganó el corazón y las patas hace dos años y se refrenda en 2013.

Como siempre, aquí os dejo la ruta del recorrido seguido por la carrera.


Ruta para correr 1958781 - powered by Runmap