Seguidores

jueves, 31 de enero de 2013

Un regalo, un libro y unas series.

A colación del mini-debate originado por la "originalidad" de la medalla de Mapoma de este año me sorprenden tanto Isa como su padre con una vitrina, diseño de Isa elaboración de mi suegro, para poder lucir las medallas que voy cosechando en los maratones.


La sorpresa fué mayúscula, no soy de guardar las medallas maratonianas en un cajón, más bien me gusta tenerlas a la vista aunque no las tenía en un sitio decente, y han sido para mi sorpresa mi mujer y su padre quienes me han sorprendido cono mi primera vitrina de "trofeos", muchas gracias.

He aprovechado algunas de las plazas aún sobrantes para colocar alguna medalla de las que denominamos "bonitas" de alguna otra carrera, como las dos medias que he disputado en Segovia o la última que, aparte de pintona, tiene un recuerdo especial por la compañía, el ambiente y las sensaciones vividas en Santa Pola.

Y por supuesto la he colocado en un lugar destacado en mi habitación, para que al levantarme encuentre esa motivación runner que nos mueve todos los días. Ya veremos si soy capaz de completarla…


Por otro lado ayer fuí a recoger el libro de Chema Martínez, "Correr es vida", lo tenía encargado de hace unos días porque ya tiene un tiempo y no se encuentra facilmente. Un libro en el que el autor nos habla de sus comienzos, hazañas, fracasos y nos habla en primera persona de que es lo que mueve a un corredor popular para correr de madrugada, de noche, al salir del trabajo etc… de sobra todos los que nos movemos en este mundillo sabemos cuales son los motivos, pero la admiración que siento por el gran Chema me ha llevado ha comprar el libro y leer de su persona lo que nos tiene que contar.


Se me acumula el trabajo, ya tengo que leer a dos grandes, Chema y Fabi, seguro que me aportarán muchas cosas buenas para futuros retos.

Y para terminar, las series de ayer por la tarde, un 3 x 3000 en el Cementerio Civil, así titulé una entrada de este blog hace unos meses y el gran Gonzalo Quintana se descojonaba. Primera serie a 15:39, segunda a 15:25 y última a 15:18, me pasé de listo en la primera que tenía que haber marcado 16:00 y lo pagué en la última que tenía que haberme puesto en 15 pelaos, pero me fuí a casa muy satisfecho de completarlas con buenas sensaciones y con 17,2 kilómetros más en las patas.

Dejo la ruta un poco más abajo para quien me pregunta donde está exactamente ese kilómetro exacto rodeando este cementerio. Donde veais las nueve vueltas es donde me dejo las gomas de las zapas, el resto son el calentamiento al trote hasta llegar y el regreso para enfriar.


Ruta para correr 1965943 - powered by Runmap