Seguidores

viernes, 18 de enero de 2013

Un día para sentirse orgulloso.

Estoy viendo la entrevista de Discovery Chanel de Oprah a Lance Armstrong.


Hoy debería de ser un día triste no sólo para el ciclismo en particular sino para el deporte en general ya que el siete veces campeón del Tour de Francia ha reconocido públicamente, que ha tomado todo tipo de sustancias dopantes, así como practicado transfusiones sanguíneas y, tal vez lo que es peor, se ha refugiado en ocasiones en su cáncer testicular para justificarse ante algunas de las acusaciones.

Como digo, dentro del sentimiento que ahora mismo me embarga de engaño y estafa brota en mí al mismo tiempo otro ideal, más que brotar, se refuerza, y no es otro que el orgullo que siento ahora más que nunca de practicar el deporte que más me gusta TRABAJANDO DURAMENTE, con SACRIFICIO y DETERMINACION y no contento con esto me refuerza ese orgullo saber que en cada carrera en la que participo y en cada entreno que realizo me cruzo con cientos, con miles de personas a lo largo del año que salen a la calle a practicar deporte con esos mismos valores y lo que es mejor, PAGANDO ¿por qué? señor@s porque el deporte popular, el atletismo popular, es la esencia, es el competir contra uno mismo, el bajar un segundo el crono de una carrera a otra simplemente por superarse y recibir, por qué no, las felicitaciones y recompensa de tus amigos más cercanos o tus seres queridos, simplemente, sin más trampa ni cartón.

Por eso, barbaridades como las que ahora confiesa Lance Armstrong sólo consiguen a mi manera de ver las cosas engrandecer al amateur, al popular y me motivan a seguir trabajando para rebañar un segundo al crono y sentirme cada día un poco más poderoso y lo que es lo mejor de todo, poder compartirlo con mi familia, amigos y un montón de lectores que me aguantan y a los que también leo porque son los auténticos héroes del deporte.