Seguidores

miércoles, 27 de abril de 2011

Gafas de sol Adidas Evil Eye Pro

Utilizo gafas desde hace ya unos añitos, para correr me resultaban algo molestas y me las quitaba, pero desde hace ya un tiempo, y viendo que empezaba a correr cierto riesgo de tragarme alguna farola las comencé a llevar en los entrenos.

El problema gordo radicaba en los días soleados, mi graduación hacía difícil graduar unas gafas de sol y llevar unas convencionales no ayudaban a mitigar mis problemas de visión.

Las lentillas no me van (será por el nombre) y me puse a buscar hasta que dí con la solución, llevo con este producto desde hace casi año y medio y me tiene gratamente sorprendido, son las Adidas Evil Eye Pro.



Estas gafas disponibles en dos tallas S y L disponen de un revolucionario sistema en el puente de la gafa, al cual se le puede acoplar un pequeño clip con las lentes necesarias en cada caso.



Por otro lado el puente de la nariz es totalmente adaptable a la nariz del propietario sin mermar en ningún caso la sujeción de las lentes en la gafa.

Otro punto a tener en cuenta son las patillas, con tres posiciones individuales por patilla, para la correcta colocación y así evitar incómodos movimientos durante la carrera o actividad física que se realice con ellas.


Las lentes protectoras de sol son totalmente intercambiables y se pueden escoger entre infinidad de modelos pudiendo nosotros mismos cambiar simplemente con nuestras manos las lentes en la montura.

Resultan ligeras, de buena sujeción en la cara y cuentan con la ventaja de tener todas sus piezas en el mercado, por separado, por si hay necesidad de ponerle algún recambio.

Modelos específicos para ciclistas, montañeros o runners hay infinidad de ellos, yo me quedé en su momento con las que os mostraba un poco mas arriba, una buena adquisición para corredores con problema de visión.


Un ejemplo de la funcionalidad de estas gafas.

El pack incluye las gafas, una funda rígida de plástico y una bolsa-gamuza que sirve para introducir el clip, por ejemplo.

Una pega que se le puede sacar, el precio, a la gafa que varía según modelo hay que añadirle el clip que se vende aparte, 50 euros, y después las lentes correctoras que precise cada uno, preferiblemente de carbono para aligerar peso, aún así, se le saca todo el partido haciendo útil el desembolso.

Un diez.