Seguidores

domingo, 13 de noviembre de 2011

Carrera Marca 2011- La Crónica.

Esta mañana, tempranito, al finalizar la jornada laboral me he dirigido a los aledaños del Vicente Calderón para dejar el coche cercano a zona de meta.

En esta ocasión he hecho mi diezmil en solitario anual, la carrera elegida ha sido la carrera Marca de las aficiones, una pachanga de diez kilómetros en la que nos visten a cada uno con los colores de nuestro equipo preferido (Madrid o Atleti) y nos arrojan Castellana abajo desde el Bernabeu con ligero repecho en la Carrera de San Jerónimo y vuelta a bajar hasta el estadio rojiblanco, un suplicio para las rodillas pero, reconozco, una carrera divertida.

Así que tras dejar el vehículo en territorio indio me dirigí a la Renfe para estar a la hora convenida en Nuevos Ministerios y encontrarme allí con Andrés y familia, siempre un gustazo compartir la previa de una carrera en buena compañía.



Esta vez nos despediamos en la salida porque, como decía antes, esta prueba quería hacerla en solitario y probarme un poco, esta distancia ha dejado desde hace tres años de ser mi favorita, ahora me decanto por distancias mayores donde la estrategia tiene un papel mucho más importante y donde las sensaciones son elemento fundamental para el devenir de la prueba, no como aquí que en un diez mil se te acaba la carrera muchas veces antes de querer darte cuenta, entre que arrancas, te centras y coges ritmo.... adiós, sobre todo si está masificada.

En esta carrera apreturas no ha habido, han sido aproximadamente unos 7000 atletas los que nos hemos dado cita y el ancho del Paseo de la Castellana ha dado mucho juego, con las salvedades de los metros de inicio por las apreturas normales de cualquier salida y la estrechez de los metros finales antes de encarar la meta no ha habido que lamentarse en esta ocasión sobre este aspecto.

Mi carrera puedo decir que ha ido por los cauces correctos, en el kilómetro 1 marcaba 5:14, tiempo dilatado por la salida que rapidamente bajaba en el kilómetro 2 donde me situaba a 9:07, hacía mucho que no estaba en una carrera a estas velocidades pero tambien sabía que he ido más rápido, no iba a ser este el caso, ya no soy un corredor de medias distancias, rápido, explosivo, además en el kilómetro 5 marcado a 23:15 la rodilla izquierda me avisaba de algo nuevo para mí y no tengo ninguna curiosidad por saber que es, el caso es que regulando un poco me plantaba en meta en 45:33, segunda parte aún así más rápida que la primera y sensación de satisfacción general, un nuevo compromiso atlético realizado sin dormir pero muy disfrutado, es un trazado rápido, fácil y divertido, se me han grabado en la memoria las caras de algunas personas extranjeras en la Puerta del Sol al grito de ¡Hala Madrid! al ver pasar la legión de corredores ante ellos.

Una experiencia más, pero mi corazón está puesto en el Maratón.