Seguidores

martes, 29 de noviembre de 2011

Descanso obligado.

Ultimamente me he visto desplazado del mundo de la zapa por razones ajenas al propio mundo del corredor, y no es que me haya lesionado, ni que haya entrado en una espiral de apatía que me impida ejercer mis derechos de runner por el asfalto de la ciudad a discreción, que va, ni mucho menos.

Mis molestias de rodilla fueron remitiendo progresivamente y el viernes pasado rodaba practicamente sin ellas a un cómodo ritmo de 5:10/km en un circuito de 10,3 kilómetros desde casa al Juan Carlos I y alrededores, muy buenas sensaciones, poca gente, buena iluminación a las 19:30 y calles anchas y despejadas, este va a ser mi circuito "fijo" de entrenos.

El motivo de mi obligado parón es que he pasado a ser uno de esos hombres que deciden colaborar con el control de la natalidad de forma permanente y debido a ello tras una pequeña intervención quirúrgica debo guardar reposo durante unos días.

La intervención fué el pasado sábado, todo un éxito, sin molestias y en plena forma, pero el ejercicio físico continuado de momento debe esperar, así que, me conformo con leer vuestras vivencias y crónicas durante unos días escuchando el run run de las zapatillas en el armario.