Seguidores

viernes, 9 de diciembre de 2011

Sesión doble de las que molan.

Ayer por la mañana tocaba una sesión en solitario, a ritmo alegre y no muy larga ya que la segunda parte de la jornada solicitaba un desplazamiento y kedada masiva con amigos, así que a las nueve de la mañana salía con el reloj en la mano y el cuchillo entre los dientes.
Ocho kilómetros a 4:55/km, entreno corto pero intenso, perfecto para tener las piernas activadas el resto del día. Al llegar a casa estiramientos, ducha y a preparar la salida.

En esta ocasión nos hemos ido a Buitrago de Lozoya, en un día perfecto para visitar la sierra madrileña y fotografiar los alrededores.



Una vista del Río Lozoya desde la muralla de Buitrago.



Y es llegado a este punto cuando comenzábamos con la sesión doble del día, siempre hablamos de lo importante que es la alimentación para el runner y al mismo tiempo de lo tremendamente bien que se come en la Sierra, así que, hemos combinado ambas y tanto Jose como yo pasamos a realizar una demostración.



La imagen habla por sí sola pero aún hay más.



El plato de mi compañera de mantel:



El de Isa:



Los postres:





En definitiva, una pasada de sesión doble, salimos airosos aunque reconozco que con menos hambre que con la que entramos. Ahora toca dosificar todo lo consumido y transformarlo en energía para las próximas sesiones y compromisos, el primero de ellos el domingo en el Trofeo Akiles, espero que para entonces haya bajado un poco todo esto sino....