Seguidores

viernes, 22 de marzo de 2013

Mapoma 2013. Semana 13/18. Sesiones 1 y 2.

Esta semana, por su distribución en mi agenda laboral, me permite flexibilizar un poco más el plan y amoldarlo algo mejor a las necesidades familiares haciéndolo, si cabe, más disfrutable.

*Martes: Aprovechando el día libre salgo a realizar un rodaje de 70 minutos por el perímetro de Ifema y sus alrededores finalizando en la cuesta que desemboca en la Av. 25 de Septiembre y con una vuelta de propina por la Quinta de Los Molinos que hacía bastante que no recorría. 12,8 kilómetros a ritmo medio de 5:36/km para ir dándole ritmo a las patas esta semana.

*Jueves: Ayer dió bastante de sí. Tal vez era uno de los días más complicados pero es que el Miércoles fué aún peor en lo laboral y anímico y no pude salir, la sesión programada era exigente y tocaba poner todos los sentidos en ella. El de ayer fué al final el día elegido para realizar un 10x1000 en el sinuoso perímetro del Cementerio Civil. Como aliciente extra llevaba la prueba que le iba a hacer al Nike Sportwatch y su función de vueltas manual, nunca había cronometrado unas series tan "en serio", siempre andaba mirando el crono a cada paso de 1000 con el reloj corrido porque soy muy vago para indagar en los aparatejos estos el funcionamiento de las famosas laps, pero en esta ocasión, leyendo y mirando el intuitivo funcionamiento de este dispositivo me atrvía a hacer pruebas.

Tras unos 18 minutos de calentamiento al trote, hasta la llegada a la zona, con un toque en la pantalla del GPS de Nike ponía inicio a la primera serie de las diez. Siempre que tocan series a partir de 1000 metros cojo este perímetro, sé que quizá no sea el más adecuado, siempre se recomienda hacer este tipo de series de velocidad en terrenos más lisos para no falsear los números y probar realmente nuestra velocidad, pero la pista de Suanzes es francamente tediosa por sus reducidad dimensiones, y en el día de hoy, tras levantarme a las 5 de la mañana y llegar a casa a las 19:30 para ponerme las mallas no me apetecía pegarle 50 vueltas a la calle de 201 metros de la pista, me resulta mucho más divertida en series más cortas y sin embargo, en las series largas, en el perímetro del cementerio, combino la velocidad con sus largos toboganes para fortalecer las patas en detrimento de unos segundos en el crono.

Para mi sorpresa, tras completar la primera serie, descubro que el perímetro tiene exactamente 1030 metros, lo pude testar 9 veces más con los mismos resultados poniendo en práctica el dicho de mejor que sobre que no que falte. Muy bien un 10x1000 con cuestas y 30 metros más por serie, con dos coj... y a divertirse... hasta donde se pueda. Llevo bastante tiempo dando un kilómetro a este circuito, pero como había dicho antes, nunca le había hecho una medición exacta en tiempo y distancia vuelta por vuelta, mirando el crono a cada paso segundo arriba o abajo, metro arriba o abajo.

La manteca buena finalizó en que la serie más lenta estuvo en los 4:46 y la más rápida en los 4:32. Me pasé de listo porque la más lenta debía rondar los 5:05 y la rápida los 4:30, pero las primeras series las hice bastante más rápidas de lo indicado y eso se paga en las últimas no pudiendo bajar de los 4:32.

Aún así finalicé muy satisfecho, con la típica sensación de poderío que se siente desde dentro cuando finalizas, instantes posteriores a la agonía de la última serie. 16,9 kilómetros más a la colección y para casa a estirar, ducharme y cenar.

Esta mañana, escribiendo este post y con el perrillo subiéndome por las patas con ganas de más esta tarde.

¿Huele a Maratón o es la primavera?