Seguidores

jueves, 19 de febrero de 2015

El tesón de una maratoniana keniata.

El Maratón de Austin tiene un nombre propio y este es el de la atleta keniana  Hyvon Ngetich.

Esta atleta se disponía a ganar este pasado domingo el Maratón de Texas cuando a escasos 50 metros de la meta el Tío del Mazo le propinaba tal viaje que la desplomaba "fundida" al gris asfalto, pulverizando así cualquier opción de triunfo de la corredora.

Lo que nadie esperaba es, que aún sin opciones ya de ganar, Hyvon se incorporara parcialmente y recorriera esos interminables y gloriosos últimos 50 metros gateando.


Las imágenes, muy duras, son el ejemplo en crudo de la superación y de la tenacidad de un maratoniano afrontando la ansiada línea de meta.

A mi entender, esta atleta demuestra que una carrera, incluso a los niveles profesionales en los que estará habitualmente acostumbrada a moverse, no es un simple negocio, en el que corro, gano y cobro, y si no aspiro a ganar, abandono y a por la siguiente. Este gesto de Hyvon es, a pesar de lo que muchos quieran pensar, un ejemplo de trabajo, de superación personal y pura esencia de atletismo.

No trabajamos nuestro cuerpo y nuestra mente lógicamente para acabar gateando en la recta final de un Maratón, pero lo que sí hacemos es entrenar ambos para ser cada día más duros, más resistentes y más fiables para afrontar con garantías todos los contratiempos que nos puedan surgir, deportiva y personalmente.

Como le pasó a Hyvon, el Tío del Mazo podrá golpearnos pero nunca derrotarnos, para ello nos esforzamos a diario.

Salud maratonianos!!