Seguidores

martes, 24 de febrero de 2015

Medio Maratón de Latina 2015 - La Crónica

En la quinta semana de preparación para Mapoma tocaba empezar a vérselas con la tirada larga un poco más seria.

Según el plan comenzábamos con una tirada semanal de 105 minutos a 6:00/km y terminando a ritmo de Maratón. Ya se sabe que las normas están para saltárselas en ciertas ocasiones y esta vez ha tocado saltársela pero con cierto criterio.

Como hacía bastante que no me ponía un dorsal de Medio Maratón decidí volver a hacerlo en la Media de Latina, aprovechando su décima edición y su fabulosa organización volvía a patear las calles de Aluche y la CdC con sus buenas cuestas y el buen ambiente de los kilómetros finales.

A las 8:45 llegaba a la zona de salida donde podía saludar a amigos tuiteros y blogueros, dejando cumplido reflejo en la correspondiente foto.



Poco después pasaba a "disfrazarme", como dice María, a volverme irreconocible y ponerme el pañuelo y las gafas de faena para comenzar la que a la postre sería mi vigésimo segunda Medio Maratón.

A las 9:30 daba comienzo la carrera y más de 2500 corredores nos lanzábamos a la aventura, en unos primeros kilómetros bastante favorables para ir entonando la musculatura en una mañana bastante fría.

Hasta el kilómetro 7 coser y cantar, terreno llano y cuesta abajo hasta llegar a las primeras rampas de acceso a la CdC que dejaban bien calentitos los cuadriceps, la fiesta está a punto de empezar.

El kilómetro 9 suaviza el recorrido y ya bien pasado el 12 comienza la ascensión camino hacia el zoo. Es el kilómetro 16 donde hacemos una pinza de ida y vuelta y puedo saludar a Satur primero y a María después y cargar de positividad esos duros kilómetros a ritmos bastante por debajo de lo que marca el plan pero disfrutando.

En el kilómetro 17, encarando la última cuesta de la CdC aún quedaban fuerzas para poner buena cara ante la cámara de la organización.


Nada más salir de la CdC podemos coger brevemente fuelle en una corta pero intensa bajada para encarar los dos últimos kilómetros en la subida de la calle Valmojado, paralela al parque de Aluche, todo un entreno para las patas y la cabeza intentando rememorar la segunda parte de Mapoma y lo que allí espera.

La llegada al Polideportivo y su ambiente es para vivirlo, muy grande, y mi 22 Medio Maratón listo para sentencia, bien es cierto que no se ha vivido con la intensidad de una búsqueda de crono, sólo ha sido un entreno más en gran compañía, pero todo suma. Aún siendo un entreno el ritmo medio se queda en 5:21/km, bastante por debajo del objetivo del plan, más bien a ritmo de Maratón, y bastante cómodo, así que lo damos por más que bueno dadas las alturas a las que nos encontramos.

La organización de esta carrera es de diez, cuidando todos los detalles, muchas gracias a los integrantes de la AD Corebo. Esta ha sido mi tercera participación en esta prueba y con toda seguridad no será la última.