Seguidores

jueves, 3 de marzo de 2016

Mallas Kumo III de Hoko.

Recientemente cayó en mis manos un catálogo de la marca de prendas deportivas Hoko, y, casualmente, como hacía un tiempo que varios compañeros del mundillo me habían hablado de esta marca, decidí acercarme a la tienda que tienen situada en Madrid, en la calle Claudio Coello 124 para adquirir unas mallas piratas (mis favoritas).



La tienda, grande, espaciosa, con probadores cómodos, y, lo que más me gustó, fué la localización de las prendas, perfectamente identificables a distancia, no están amontonadas gracias a la amplitud del local y todas las prendas se pueden ver y tocar para comprobar su fabricación.

Como ya iba a tiro hecho en la elección de las mallas se las pedí al dependiente, unas mallas Kumo III, color azul.

Probármelas resultó ya una delicia en tienda y pasé por caja rápido, por el camino me llevé unos calcetines para largas distancias que tendrán su post aparte.

La presentación llama la atención, te las entregan en una caja de la marca.


Junto a la prenda, en el interior de la caja, podemos ver un folleto que nos explica la composición de la prenda, sus usos y la forma de ponerla más efectiva para obtener el mejor ajuste y con ello, mejores prestaciones.

Una vez desenvuelta.
Detalle del dibujo de la rodilla.
Corva de la rodilla.
Culete.
Doblez de la costura interior. Parte delantera.
La estrené en un rodaje de 14 kilómetros. El ajuste y la sensación al ponérmela en casa fué idéntico al de la tienda, buena sujeción y ajuste, no me gustan las piratas que terminan subiéndose un poco de pernera y esta malla no se ha subido ni un milímetro.

Otro detalle que me gusta es que no son necesarias las típicas tiritas para anudar la malla a la cintura, llevan la costura que podéis ver en la última foto y el ajuste es similar al de un slip.

Cuenta también en cada pierna con un bolsillo en forma de lágrima para poder guardar las llaves, algún gel o un Mp3 pequeño. Carecen de cierre, el propio elástico y la sujeción que da la malla es más que suficiente para que mis llaves y un ipod nano que llevo no se muevan en ningún momento del entrenamiento.

El aislamiento que ofrece el tejido me ha sorprendido, salí en un día no especialmente frío pero sí ventoso y no sentí nada. Al ser una pirata es más ostensible la diferencia de temperatura y el tacto entre la parte baja de la pierna, mitad baja del gemelo, y el resto, y puedo decir, que al menos con viento la malla responde bien.

Los dibujos de la rodilla que muestro más arriba proporcionan un buen ajuste a esa zona de continuo movimiento y evitan pliegues que pueden llegar a ser muy molestos e incluso producir rozaduras.

En definitiva, la prueba, un éxito, no será la última prenda de la marca que pruebe.


Balance:   Compresión: 2/5
                 
                  Grosor: 3/5

                  Aislamiento: 4/5

                  Precio: 39 euros.


Para más información sobre esta y otras prendas de la marca: PINCHA AQUI