Seguidores

domingo, 14 de febrero de 2010

Medio Maraton Fuencarral-El Pardo 14/2/10

Tras un sábado plagado de compromisos y un pequeño sprint para irme a la cama a una hora mas o menos decente (0:30), el día de la carrera me levanté a las 6:30.
Tras un desayuno basado en cereales y mi ritual de preparacion antes de salir de casa me planté en la zona a las 8:15 ya que siempre gusta de llegar pronto para irme empapando del ambiente aunque en este caso al llegar a la plaza de aparcamiento y ver los -4,5 graditos que marcaba el termómetro del coche hacía como un poco cuesta arriba el simple hecho de abrir la puerta para salir a la calle.
Pero como la vejiga aprieta y parte de mi ritual tambien consiste en degustar un cafetito me deslicé por las frías calles fuencarraleñas en busca de una cafetería donde calentarme un poquito y encontrarme la pichulilla.
Una vez finalizado esos dos pasos y comprobar agradado que esa parte de mi cuerpo no se había desprendido de mi, víctima de las bajas temperaturas, tocaba volver al coche para ultimar los preparativos, gorro, braga, gafas de sol y el último sorbo a mi isotónica.
Despues a calentar y a las 9:30 pistoletazo de salida, apartir de ese momento solo quedaba en mente su perfil y superarlo de la mejor forma posible.
Los primero kilómetros me recordaban a los de La Cartuja, iban cayendo rápidos y sin pasar de las 159 PPM, tambien llevado por la cantidad de bajadas del comienzo de carrera.
En el kilómetro 10 y justo antes del segundo avituallamiento me metí pal cuerpo un sobre de glucosa con cafeina que el otro día vi en Bikila y me apetecía probar para cuando la carrera comenzara de verdad a partir del kilómetro 12.
Fué efectivamente a partir de ese kilómetro cuando la carrera se empinó de verdad y cauando las verdaderas sensaciones invaden tu cuerpo, una pequeña cuesta de unos 300metros hacía presagiar lo que se venía encima y tras llanear brevemente empezaba la cuesta mas dura del monte de El Pardo que a mi gusto no es la mas dura de la carrera sino la que viene nada mas entrar en el pueblo de Fuencarral en el km 18, esa a mi gusto es la cuesta que dicta sentencia en el resultado final.
No se si fué la glucosa o las ganas que tenía de comerme este circuito pero lo cierto es que subí bastante cómodo a unas pulsaciones máximas de 177 PPM viendo incluso que podía haber dado algo mas pero sin querer forzar y las recuperaciones en los llanos eran muy rápidas bajando 20 pulsaciones en unos 30 segundos.
La llegada como en todas las carreras de esta índole muy emotiva y escuchando por la megafonía de la organizacion que debido a un fallo de la empresa que se dedica a cronometrar la prueba iban a devolver el importe de la inscripcion a todos los participantes, a mi juicio una muy buena y rápida solucion ante un problema que les podría generar muchas reclamaciones, mas de una organizacion debería de tomar ejemplo de Mapoma y no lo digo por ningun interes especial ya que yo ni me jugaba nada en la clasificacion ni pagué la inscripcion puesto que soy socio de Mapoma y participar en las carreras que organizan me sale gratis.
Finalmente atraqué en puerto en 1:43:50, muy entero y con ganas de afrontar la siguiente que ademas nunca he probado, la Media de La Latina.