Seguidores

viernes, 5 de febrero de 2010

Medio Maraton Isla de la Cartuja 31/1/10




Había ganas de salir de Madrid y respirar aire puro y tras un echar un vistazo a la posibilidad de visitar el Medio Maraton de Vitoria-Gasteiz y desecharla casi en el acto debido al temporal de frío, decidimos acudir a zonas mas cálidas e ir a finales de Enero a Sevilla.
Tras la llegada el viernes previo y el reconocimiento de la zona (zona de salida, meta, etc...) dedicamos ese viernes por la tarde y el sábado entero a realizar turismo por la ciudad hispalense visitando aparte del centro el pueblo de Santiponce y sus ruinas romanas.
El día de la carrera recogí el dorsal prontito, sobre las 9 de la mañana, para medir un poco el ambiente de la organizacion y de participantes.
Luego vuelta al hotel para pasarlo con la familia, o mas bien, ver como desayunaban, entre la madre y el hijo dejaron el buffet temblando,sobre todo por parte de David, aunque en general el fin de semana se caracterizó por el amplio turismo gastronómico que desarrollamos, jejeje.
A las 10:30 aproximadamente emprendimos camino a la salida mientras calentaba de forma suave acompañado de David que empieza a apuntar un cierto interés por este mundillo, ademas le venía de perlas para empezar a quemar los 15 kilos de desayuno que se había metido entre pecho y espalda.
A las 11 (un poco tarde para mi gusto pistoletazo de salida con un ambiente genial y 1500 inscritos en carrera.



Los primeros kilometros caian solos, el perfil muy llano y las bromas en los comentarios de los participantes eran incesantes, solo me faltaba ver en que kilometro dejarian de escucharse las bromas y empezaria a hacerse mas duro el recorrido y para mi forma de ver las cosas el kilometro 14 fue el punto que delimitó la carrera cómoda de lo que quedaba todavía.
Los avituallamientos muy bien marcados cada 5 kilometros fueron aliñados en el 10 por una reparadora ampolla de glucosa mirando a lo que esperaba de recorrido y no se quedó larga pero tampoco corta.
El perfil tan llano tambien pasa factura porque, aunque no existen largas cuestas que desgasten tambien es verdad que te obliga a mantener un ritmo regular durante toda la carrera y eso tambien, en cierto modo, la endurece.
A mi punto de vista la gracia de algun que otro tobogan se agradece, quizá no tan a menudo como se da en Madrid pero si de vez en cuando alguno que otro que le de "salsa" al recorrido.
Aun asi y sabiendo que no era una carrera de 10 km que cuando te quieres dar cuenta ya ha terminado el km 14 llegó bastante rápido y a partir de ese momento la cabeza, como suele ser habitual, en este recorrido lo que sí se experimentó fué un cierto aburrimiento en buena parte del recorrido al no pasar por excesivas zonas habitadas y notar en cierto modo la ausencia del calor del público, pero con los recuerdos recientes de la comilona que nos metimos en "El horno de Gregorio" en Santiponce la vispera de la carrera y las risas que nos dimos despues el km 19 desde donde ya se avistaba el estadio olimpico, que era la zona de meta, llegó casi visto y no visto.
La entrada al estadio fué espectacular, no vi a Isa y david pero ellos a mi sí, que como siempre me dijeron al final que había pasado como una gacela (si yo soy una gacela que llegué en la posicion 615 de la clasificacion general ¿que será el primero? ¿un cohete? jajajajaja).
En fin, que a resumidas cuentas el tiempo fué de 1:41:09 y las sensaciones muy buenas,coronadas con una buena bolsa del corredor con cortavientos incluido y ducha en el hotel, que por cierto, fue proporcionado por la capitana de intendencia Isa, un 4 estrellas en el mismo estadio olimpico, visita de despedida al centro de la capital para meternos entre pecho y espalda una ensalada del foster (David se comió 2 vacas y 3 niños) y vuelta a Madrid que hay que madrugar para trabajar el lunes.
Ya estamos velando armas para la Media de Fuencarral-El Pardo (a esa le sobran los toboganes).