Seguidores

miércoles, 6 de abril de 2016

Medio Maratón de Madrid 2016 - La Crónica.

                                                
      

El pasado domingo encarábamos el medio maratón que, a la postre, nos iba a servir a mi compañera de Maratón y a un servidor a valorar fuerzas, ánimos, ritmos y demás de cara a la GRANDE que ya está a la vuelta de la esquina.

En mi caso está media no entraba en mis planes, mayormente porque en mi cuadrante de trabajo reinaban unos estupendos turnos de noche para ese finde, pero el azar quiso que cayera en mis manos un dorsal y no pude resistir la tentación de volver a esta carrera, que me vió nacer como medio maratoniano hace nueve años y a la que no había vuelto a asistir desde entonces.

Tras salir de turno y aparcar en la zona de meta, una cabezada de horita y media y al punto de quedada...


La verdad es que este ambiente. Te despeja de maravilla...


Tras las fotos y las risas tocaba ponerse el mono de trabajo, objetivo, probar cómo ritmo los 6:30 e intentar ir más rápido en los kilómetros finales, aunque en esos kilómetros nos espera Alfonso XII con el mazo, cautela ante todo.

En esta ocasión Naiara y yo tuvimos la suerte de contar con la compañía durante toda la carrera de Nacho, amigo de Naiara, que resultó ser un excelente compañero de aventura y con el que encontré mucha conexión en carrera, buena conversación y compañía, indispensable para el transcurrir de los kilómetros.

Kilómetros 1-5 Se sucedían intentando mantener un ritmo acorde al objetivo. En salida tomábamos el 6:30 con cierta facilidad y fuimos regulándolo al tomar la subida de la calle Alcalá y Velázquez.

Kilómetro 5-10 Este era el último tramo "duro" para las piernas hasta que llegáramos al tramo mental de Alfonso XII. En este tramo que se sucedía por Santa Engracia y Bravo Murillo hasta la desembocadura en Plaza Castilla contábamos con el megáfono de los Drinking Runners y un público, que sin ser numeroso animaba con insistencia. El ritmo objetivo se mantenía con fluidez, incluso hubo que echar un poco el freno de mano.

Kilómetro 10-15 Este tramo, entre llano y bajada, que transcurría en su mayor parte por Príncipe de Vergara servía para soltar piernas e ir preparando la cabeza para los kilómetros finales. Naiara no las tenía todas consigo, es muy exigente con sus cosas y si algo no va exactamente como estaba previsto se incomoda. No va cómoda, no ha sido una semana fácil y esto en carrera pasa factura pero es parte del juego, hay que seguir. La preparación aquí juega un papel importante y ayuda a salir de la adversidad, si hay que cambiar algún punto en la estrategia se cambia y se sigue trabajando.

Kilómetro 15-21 Encaramos la vuelta al perímetro del parque del Retiro, primer tramo de bajada en barrena, Menéndez Pelayo nos avisa de que a la vuelta espera el temido Alfonso XII y que hay que ser precavidos. A nuestra vera se nos acopla otra corredora que se acomoda a nuestro ritmo y que nos dice que se engancha en este tramo final a nuestro ritmo para superar las cuestas finales, sin darnos cuenta estamos en el acceso de la cuesta del Ángel Caído, Isa y Baldo nos están esperando para darnos el empujón final. Los últimos 200 metros de Alfonso XII llanean y dejan vislumbrar la Puerta de Alcalá, los corredores foráneos la tienen como un icono, preludio del final de carrera, hay que apretar los dientes, llega la subida de la calle Alcalá hasta el Paseo de Coches, ajustamos el ritmo, no puede ser lo rápido que sobre el papel se buscaba pero la fortaleza ganada en estos meses se impone, sobre todo a la cabeza, que en más de un corredor de nuestro entorno pasa una mala jugada y les hace parar en seco. Naiara sigue, espalda recta, correcta técnica, con Nacho a su lado y muy cerca nuestra fugaz compañera, la entrada en el Retiro se hace inminente, el pasillo se estrecha y estamos dentro, Arcos de muchos colores al fondo y el de meta al final, esperando, el trabajo está hecho y hay que disfrutarlo, nuestra compañera de los últimos kilómetros nos da las gracias por "ayudarla" a superar este último tramo y se nos va de la vista, en volandas, al poco logramos el objetivo y con él miramos hacia adelante y con valentía lo que queda por venir.

                            
  
Misión cumplida. Es momento de hacer el balance final y plantear la estrategia definitiva a seguir. Solo queda una teórica semana de trabajo intenso, otra de asimilación y la semana del Maratón. Noto mucha fuerza y ganas, estamos en vísperas de algo grande, se lleva muchos meses trabajando en silencio, con paciencia y por qué no decirlo, con cierta cautela. Ahora toca dar ese paso adelante con la confianza que da el trabajo bien hecho, con las dudas típicas de las semanas, los días previos, pero con ilusión y esfuerzo no hay límites que valgan.

Felicidades por tu quinta Media, compañera!!!