Seguidores

jueves, 28 de abril de 2016

Rock and Roll Madrid Maratón 2016 - La Crónica (II).

24 de Abril, parecía lejano, pero el día de la carrera ya estaba aquí.

Las seis de la mañana y ya estábamos en danza. Desayuno habitual, tostadas y un café y a terminar de preparar la mochila para salir al punto de encuentro.

El ambiente espectacular. Ver tu ciudad engalanada para recibir esta fiesta del atletismo es un lujo y bien merece la pena prepararse cualquiera de las tres distancias para poder disfrutar de ello.

Una vez reunido el grupo nos dirigiamos al cajón de salida, nervios, olor a Réflex, en el grupo diferentes miras, acabar la distancia reina, realizar la Media mientras nos acompañan hasta el km 14, punto donde se separan la Media del Maratón, completar todo lo posible el trazado, apoyarse en el grupo y si las fuerzas dan al final para algo más tirar....

Noe, Richi, Spiderman, Naiara, Nacho e Ileana.
A las 9:05 daba comienzo la carrera, última despedida con mi Staff técnico (Isa), que se dirigía rápidamente al primer punto de apoyo en Cuatro Caminos. Los últimos 42195 metros de esta aventura acababan de empezar.

Km 1-5: Subida tendida, fácil y constante manteniendo el ritmo medio objetivo y haciéndonos sitio en el grupo. El comienzo de este Maratón siempre es complicado, no ya solo por mantener el ritmo y no dejarse llevar, sino también porque al estar mezclado con la Media los objetivos son distintos de numerosos corredores y se hace un poco molesto coger el sitio a pesar de lo ancho de la vía, nada menos que el paseo de la Castellana enterito a nuestros pies. El avituallamiento del km 5 frente a las instalaciones del Canal era una auténtica escabechina, aquí procuramos "proteger" a Naiara y despreocuparla de coger el agua, de eso nos encargábamos las liebres.

Km 6-10: En este tramo superábamos la subida de la Castellana y a partir del km 7 comenzábamos una vertiginosa bajada por Bravo Murillo hasta Cuatro Caminos. Nuevo avituallamiento, este ya un poco más sosegado al abrirse el grupo de carrera un poco más, las sensaciones son buenas, el calor parece que, aunque existente, nos va a respetar, aún así, en este tramo reina la sombra y la aprovechamos para cuando vengan las horas centrales del día.

Km 11-15: Al comienzo de este tramo vemos a Isa esperándonos en su primer punto de control. La bajada por Raimundo Fernández Villaverde se hace mucho más dinámica cuando coincidimos con Paco y Laura que van persiguiendo su objetivo al igual que nosotros, en este caso es Laura la debutante y Paco su liebre oficial. En el puente saludamos a Jaime y Yimi, incombustible con su cámara fotográfica.

Al paso por Nuevos Ministerios (Cortesía de Yimi).

Cortesía de Yimi.

Pasado el puente parada técnica a dar de beber al canario, la hidratación también tiene sus cosas. Seguimos bajando por López de Hoyos, ligera subida en Velázquez (nos volveremos a ver) y de nuevo bajando María de Molina y Serrano podemos saludar a los Drinking Runners que están montándola con su megáfono. Momentos de locura y agitación, hemos mantenido correctamente el ritmo en toda la bajada pero se suben las pulsaciones, es curioso pero tengo en mi Garmin las pulsaciones de Naiara, tengo ese detalle también controlado, no vendrá mal administrarlo y hacer que vuelvan a bajar un poco tras la inyección de ánimos insuflada por los amigos.

Km 16-20: Ya nos hemos separado del grupo del Medio Maratón, Noelia se ha despedido con un enorme #AupaNai en su garganta y marcha a completar su Media en el arco del Retiro. Las calles se han tornado más silenciosas, aprovechamos para volver a la calma emocional necesaria antes de encarar un nuevo subidón de adrenalina, la zona centro por excelencia de la ciudad, el kilómetro 0. Antes, podemos disfrutar de la arquitectura que nos rodea, la calle Santa Engracia, la Plaza de Chamberí, José Abascal.... Zonas de enorme belleza que con simplemente levantar la cabeza se alza ante nosotros. Casi sin darnos cuenta estamos en el giro de San Bernardo a Gran Vía, ligera subida hacia Preciados y una enorme fiesta nos espera en Sol. En la calle Mayor, esquina con Bailén superamos el segundo punto de control de mi Staff técnico. Me adelanto a besar a Isa, me pregunta por Naiara "¿Qué tal Nai?", todo bien mi amor, mírala, Naiara saluda, toma el giro por dentro, hay que optimizar el trazado y no dar metros de más a Filípides. el Palacio Real nos espera.

Km 21-25: Estamos encarando Ferraz, nos recibe con sol y un pequeño repecho que afrontamos con cautela, sabemos que viene el balance de mitad de carrera y que el inicio del verdadero Maratón está muy cerca. Nos avituallamos y damos zancadas cuidadosas de no resbalar con las pieles de plátano que pueblan el asfalto. No necesito atosigar con preguntas a Naiara, veo en su rostro la concentración, ni un mal gesto, buena técnica, todo es correcto. El resto del grupo continua bien, animado, Richi aprovecha y se adelanta a disfrutar de su familia que le espera en la esquina de Marqueses de Urquijo, Ilena me mira, sonríe, levanta el pulgar. Nacho conversa conmigo, le digo que en el Parque del Oeste tengo un árbol amigo mío que todos los años visito, mi árbol Bruno... Reimos y bromeamos, que barbaridad, me hago pis otra vez, tengo que pasar a ver a Bruno antes de llegar a la Av. de Valladolid, una zona tediosa y aburrida que desemboca en el Paseo de la Florida. Esta zona está desangelada, contrasta con todo lo vivido hace unos minutos en el centro y el bajón anímico, aunque lo aviso, se hace inevitable. Mantengo la cabeza del grupo junto a Nai, el resto se mantiene expectante atrás, metros largos, subida hacia Príncipe Pío, asoma la Casa de Campo.

Km 26-30: Entramos en lo que en otras ediciones ha sido "Tierra Hostil", la Casa de Campo, mucho más suavizado en los últimos años su paso por este Parque, llegamos al embarcadero y le comento a Nai su aventura en el triatlón con salida en el Lago, luego me entero de que ya está maquinando su temporada de triatlón, está cómoda, cogemos el camino de tierra, más agradecido para las articulaciones, me salgo de nuevo al asfalto para acompañar a Ileana, Nacho nos dice que Richi se queda, venía tocado y a hacer todo lo que pudiera de esta aventura y ha llegado a su fin. En este punto formamos dos parejas hasta la Av. del Ángel, Naiara ralentiza el ritmo y nos quedamos con ella espoleando a Ileana a que siga, no tardaremos en empezar a "hacer la goma" con ella. Superamos la subida del Ángel y llega el km 30, buscamos con la mirada a JuanMa, el hermano de Naiara, que desde este momento se convierte en un nuevo compañero del grupo, fundamental su aparición y gran apoyo para Nai. Procedemos a las presentaciones bajando la Av. de Portugal.

Km 31-35: Los Paseos de la Ermita del Santo y la Virgen del Puerto no son zonas especialmente entretenidas y abren la antesala al Maratón en mayúsculas. En este punto conocemos a Siyan Chen, nuestra amiga oriental y sus dos amigas que no dejarán nuestra estela hasta el final de la aventura. El km 32 situado en el Puente de San Isidro se adereza con los ánimos de los Bomberos Unidos que ofrecen plátanos, a pocos metros los voluntarios de Mapoma nos recuerdan que sólo queda un diez mil ¿quién no ha hecho una Sansil?

Paso por Virgen del Puerto.
El "aburrimiento" de estos dos Paseos finaliza de pronto con la subida de la calle Segovia. A mi gusto, junto a la de la Av. del Ángel, la subida más dura de la carrera. Toca regular y superarla sabiendo que arriba, en el km 34 espera el Staff Técnico con apoyo humano y logístico. Isa aplica Réflex allí donde haga falta y le pasa el frasco a David que a partir de ahora se une también al grupo apoyando cada zancada. El orgullo y la emoción me embargan por unos instantes, mi hijo compartiendo conmigo los ocho últimos kilómetros del Maratón....

Cruzando la meta en mi 1º Maratón 2008.

Un escudero de lujo.
Km 36-40: Subiendo la Ronda de Valencia se nos une al grupo Cecilia, amiga uruguaya que no lo está pasando precisamente bien en estas latitudes y que se empapa rápidamente de nuestro ritmo, el grupo ha cambiado notablemente desde nuestra partida, la cabeza la entretenemos haciendo balance, Ileana sigue adelantada y es posible que ya no la alcancemos, bien por ella, seguimos Naiara, Nacho y yo, concentrados más que nunca sabedores que el objetivo está muy cerca y que no es momento de bajar los brazos, nuestros amigos están a pocos kilómetros para prestar su apoyo. Seguimos con Cecilia y nuestras amigas orientales y su ca-co que poco a poco las va llevando al ansiado arco.

Llegamos a Atocha, gran ambiente, y atravesamos el Paseo del Prado. En Cibeles saludo a Elena, compañera y amiga del trabajo, está esperando a dos amigas que vienen un poco más atrás para acompañarlas a Meta. Mi hermana me espera pocos metros más allá, la beso, me pregunta por Naiara, "mírala" le digo, allí va, imparable hacia el destino que grabó a fuego hace dos años. Me despido de ella y vuelvo con el grupo, estoy bien muscularmente, cargado, pero puedo mantener cambios de ritmo, manejo bien esta situación, esa incertidumbre previa al inicio de la carrera está desapareciendo, huele a Meta.

El kilómetro 39 es un clamor. Los Drinking Runners nos esperan con el megáfono en mano, abrimos la caja en la que tenemos protegida a Naiara y dejamos que la besen, que la achuchen, que la animen...no puedo evitar emocionarme viéndola... Indescriptible...

Superamos la subida de Goya en un suspiro tras el empujón de ánimos. Volvemos a vernos en Velázquez.

Km 41-Meta: Sabemos que es la última subida exigente, damos el último apunte de bromas y anécdotas, llaneamos en Ortega y Gasset y entramos en la baja de Príncipe de Vergara saludando a Rai. Compañera, disfruta que empieza lo bueno!! Le digo a Naiara mientras Nacho y JuanMa sonríen... Cecilia se ve más fuerte y tira pero, para mi sorpresa, me da una lección de compañerismo y nos espera, me dice que ella estaba mal en el 36 y que la rescatamos de ese mal momento, que quiere terminar con nosotros... Que grande es el Maratón!!

Cruce con O´Donell, Alcalá, disfrutad amigos, ligera bajada, Paseo de Coches!! Pasillos vallados con el logo de la carrera en ellos, David sale de ellos para volver con Isa que ya nos espera junto a mi hermana en el Retiro, música al fondo, kilómetro 42.... Arcos, una speaker que nombra a Spiderman...

Sólo queda disfrutar.
Alfombra roja, 20 metros escasos....Objetivo cumplido...Clímax...


Besos, abrazos, felicitaciones... El trabajo duro no garantiza el éxito pero si no trabajas fracasas seguro. Hoy hemos tocado el Cielo de Madrid con una compañía extraordinaria, sin duda, un Maratón distinto, mi mejor Maratón hasta la fecha.

Cecilia, Nacho, Nai, JuanMa y un servidor.
Después del primer avituallamiento me acerco a Nai, estamos llegando a la zona donde los voluntarios ponen las medallas, la digo que quiero cumplir mi promesa de coronarla Reina del Maratón... Su respuesta fué instantánea....

Con los voluntarios al fondo aplaudiendo.
Cumplimos y repetimos la foto de 21 días atrás.
Gran compañero de aventura Nacho.
Nuestra uruguaya favorita, Cecilia.
Con nuestro Staff y apoyo técnico.

Gracias por todo, como siempre...

Un orgullo enorme.
Hacía muchísimo que no me extendía en una Crónica de esta manera, pero es que es mi mejor forma de eternizar este maravilloso día.

Gracias a todo el Equipo de Drinking Runners por el apoyo incondicional ofrecido durante la carrera, a mi mujer Isabel, que siempre está en estos eventos apoyando y ayudando en todo, tiene alma y corazón de corredora, y este año se ha licenciado en aplicación de Réflex ;). A mi hijo David, que merece entrada aparte. A Jaime y Yimi, por sus ánimos en carrera y un espectacular reportaje fotográfico que podéis ver AQUI. A Nacho, Richi, Noelia, Ileana y JuanMa, por su compañía, risas, conversación y apoyo incondicional durante la carrera.

Y por supuesto, una enorme felicitación a la nueva maratoniana, Naiara, agradeciéndola su espíritu de lucha, su inconformismo, su calculadora mental de tiempos y kilómetros, incluso sus nervios... gracias por volver a hacerme sentir un nobel con alma de veterano, por transportarme a aquel 2008 donde me estrenaba, por tus constantes lecciones de pundonor y por esa sonrisa de ilusión antes y de felicidad después de permitirme coronarte Reina del Maratón.

Enhorabuena compañera.