Seguidores

lunes, 20 de septiembre de 2010

Un rodaje un poco loco.

Lo de esta mañana mas que un rodaje de alternancia de ritmos durante 33 minutos, que es de lo que se trataba, no ha sido mas que una locura, por cierto a todo esto, estamos en semana de kedada y de carrera, jajajaja, que caos mas guapo.

En fin, que me levanto a las 12:30 para echar a rodar y tras la ingesta de mi zumito de naranja me dispongo a ponerme los aperos propios del corredor.

Cual es mi sorpresa que el MiCoach hoy me decía que no encontraba de ninguna de las formas uno de los gadgetds que utiliza (que a mi, por no se que motivo pensaba que era el podómetro) así que tras muchos intentos fallidos opto por salir sin podómetro ya que tampoco hoy estrictamente necesario, solo son 33 minutos y las distancias me son mas que conocidas para esos ritmos, con lo que salgo a la calle a patearla y cuando llevo 200 metros, ¡¡zas!! me doy cuenta que lo que no reconocía el dispositivo era el pulsómetro, por el sutil detalle de que, simplemente, no me lo había puesto, vuelta a casa, me lo pongo, ahora el MiCoach parece que me reprocha que no le escucho (la que me habla es una chica) y no me admite el pulsómetro, tengo que apagar el dispositivo y perder el entreno programado para que me reconozca la cinta pectoral y lo que hago es programar un entreno libre con el tiempo que tenía estipulado para hoy y solucionar el entuerto.

Salgo de nuevo a la calle un poquito mas rápido porque ya empiezo a ser observado por mas de un vecino que cree vivir un deja´vu conmigo y comienzo a rodar, como ya estoy mas que caliente empiezo a emplearme un poco mas a fondo saltándome los ritmos previstos y a medio camino.... PUUUUUMMMM una tromba de agua que me cae que por poco fallezco ahogado, salvando las distancias parecía una chica Bond con la camiseta mojada, sólo me faltaba la larga cabellera Sunsilk.

Al final, 7,1 kilómetros en 33:30, uno de esos entrenos para olvidar por lo accidentados que salen pero muy divertidos de narrar.