Seguidores

lunes, 23 de enero de 2012

Medio Maratón Ciudad de Getafe 2012- La Crónica.

Domingo 22 de Enero, sonaba el despertador a las 7 de la mañana, hacía muchos meses que la malvada máquina que tengo en la mesilla no me avisaba de que faltaban poco más de tres horas para que comenzara una Media, concretamente desde Marzo del año pasado no pasaba por la distancia (sin contar Mapoma, claro).

La elegida para comenzar el año era Getafe, la corrí hace cuatro años y, aunque no es el perfil que más me divierta por lo llana que es y no poder jugar con ritmos de la misma manera sí era un circuito adecuado para irme probando en la distancia tras tanto tiempo sin probarla y anotarme a la postre la tirada larga de la semana ya que es básicamente en lo que quiero convertir las Medias que corra hasta el 22-A, en tiradas largas que me ayuden a seguir acumulando kilómetros para el gran objetivo.



A las 8:30 llegaba a los aledaños de la salida donde me encontraba con Halfon, tras la recogida del dorsal saludábamos a multitud de amigos, gacelas, capruses, blogueros etc, haciendo especial alusión al gran Lolo Chus el cual volvía a saludarme en una carrera, esta vez con el dorsal puesto tras una larga mala racha de lesiones.

A las 10:30 sonaba el pistoletazo de salida y salía a la rueda de Halfon en busca de un ritmo que me permitiera ir cómodo y sentirme a gusto en mi distancia preferida, mi compañero de salida llevaba mucha pólvora en las piernas tras la preparación de la Sansil y se me iba, apunta mucha mejora y el tiempo me dará la razón así que a partir del kilómetro 4 inicio mi andadura en solitario buscando sensaciones.

La primera hora de carrera aparecía como por arte de magia, 12 kilómetros clavados y sensación de pesadez en las piernas muy similar a la del último rodaje antes de carrera, empiezo a ver los motivos, estoy incubando algún virus que no me asienta ni la cabeza ni el estómago pero que no me va a afectar en carrera. Gel de rigor para reactivar el organismo y a seguir trabajando, el pensamiento alegre que tanto transmite el amigo Juanqui llegará seguro.

Es en el kilómetro 18,5 cuando, saliendo del centro de la ciudad el perrillo que de vez en cuando me sube por las piernas hace acto de presencia, acelero ligeramente, no quiero darlo todo, hay que ser cauto, llevamos mucho sin tocar la distancia, pero me encuentro bien y se que rebaño segundos al crono en la segunda mitad de carrera.

Al final 1:48 en una carrera monótona en cuanto a la relación perfil-ritmo pero que me ha servido para ver que aún faltando mucho trabajo para Mapoma estoy en la línea, es la segunda semana práctica de entreno y han sido 52 kilómetros repartidos en las cuatro sesiones que tenía pactadas con el calendario.

Ya en meta saludos a algunos amigos e intercambios de impresiones en el inicio de un nuevo año atlético.

Próxima parada: Fuencarral-El Pardo.