Seguidores

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Ocho cuestorracos para entonar las patas.

Esta mañana sobre las 13:30 tras despertarme después de la jornada laboral nocturna me he dirigido a la pista de Suances para iniciar la sexta sesión del plan a seguir en su segunda semana.

25 minutos de calentamiento por el barrio cogiendo parte de la ruta de IFEMA para, posteriormente, coger el tartán de Suances y patearlo hasta completar el tiempo establecido.

Después entraba en La Quinta de los Molinos, y ahí estaba, ahí seguía, no se había ido a dar una vuelta. El Cuestorraco de La Quinta me esperaba en todo su esplendor. Al fondo, pero muy al fondo, me esperaba la papelera que cuando toco me indica que ya llevo una subida, y hoy me esperaban ocho, recuperando al trote, 200 metros de subida que se van intensificando llegando al clímax a falta de 50 metros de llegar a la bendita papelera.

La verdad es que las esperaba peor dadas pero eso de salir a entrenar recién descansado y con el tiempo otoñal que nos envuelve es una pasada, y una vez superados los ocho Cuestorracos quince minutos más de enfriamiento para completar una sesión de 8,7 kilómetros en 53 minutos.

Me gustan las series de cuestas, pediré cita para el psicólogo.