Seguidores

jueves, 10 de marzo de 2011

Series en cuesta

Hoy por fin, con lo vago que soy para las series, he tomado la decisión de empezármelas a tomar en serio, son fundamentales para no entrar en el estancamiento y ayudan a adoptar posturas correctas en carrera y a optimizar el rendimiento de la zancada así que dejando la pereza a un lado para este tipo de entrenamientos he optado por entregarme a la evidencia de que vivo en un barrio voluptuoso y he decidido realizar este ejercicio en una cuesta a la cual tengo un especial cariño, no tengo ni idea de el por qué de esto último porque la muy condenada se las trae.

Para quien no la conozca o la conozca pero procure evitarla decir de ella que es la cuesta de la Av. de Daroca sita en la recta del cementerio de la Almudena, concretamente desde el acceso situado frente a la entrada del cementerio civil y el acceso al crematorio, poco transitada, eso desde luego, este tramo mide aproximadamente 230 metros de largo y se suben unos 12, empinándose particularmente en los últimos 50 metros, vamos, una cuesta muy golosa y tal vez ese es el secreto de su encanto.

El objetivo,tras un calentamiento con carrera suave de diez minutos, hacer ocho repeticiones, a ritmo vivo, sin mirar demasiado números, recuperando en la bajada al trote y una vez abajo volviendo a subir, quería hacerlo dinámico, duro y atractivo y he disfrutado a lo bestia, sintiéndome mas confiado y seguro en cada repetición, llegando a alcanzar las 183 PPM a 4:07/km como valores máximos y sin molestias, incluso el cuerpo me pedía una mas al finalizar la octava pero era la primera sesión de estas caracteristicas que me daba en bastante tiempo y por hoy era suficiente, ahora tocaba enfriar a trote cochinero aunque a última hora me he vuelto a animar algo, estirar, ducharme y a cenar que hay que madrugar mucho mañana.


Al final han salido 8 kilómetros a un ritmo medio de 5:32/km y 165 PPM, he llegado a casa pletórico, como hace tiempo, es increible como en tan solo tres días ha cambiado el panorama.