Seguidores

martes, 11 de octubre de 2011

5 x 1000 en Suanzes.


Ayer visitamos Jose y yo las pistas de Suanzes para marcarnos unos miles.

El trayecto de casa a la pista lo hacía trotando suave, en plan calentamiento, me invadían unas sensaciones especiales, hacía mucho que no tenía ese cosquilleo en las piernas como si un perro chico se te quisiera subir por ellas.

Mientras esperaba la salida de Jose daba la primera vuelta de reconocimiento a la abarrotada pista y al finalizarla continuaba con unas series de abdominales hasta la llegada del compañero de fatigas.

Tras diez minutos más de calentamiento comenzaban las hostilidades, primer mil en 4:35, buen crono si contamos que el objetivo que traía Jose eran los 5:10.

Tras dos series más a 4:34 la cuarta me decía Jose que la iba a aflojar ya que la gripe esta que en estos días aflora en el ambiente le está haciendo estragos y prefiere acabar con garantías la sesión, le acompaño al mismo ritmo cuando llevando los 600 metros noto al perro chico llamándome de nuevo como en el trayecto de casa a la pista, es ahí cuando, despues de hacer la cuarta tanda en 4:40 decido que la quinta va a ser a saco, que toca probarme, el tobillo no molesta tras la torcedura de la semana pasada y el perro chico insiste ¿por qué no?, la sensación era increible, las tres primeras vueltas volaba, eso eran ya unos 700 metros, la última vuelta y media, un calvario, me estaba vaciando, me moría por ver el crono, sólo miro las pulsaciones, 181 PPM, esto marcha, la máquina está a tope, el perrillo ladrando, no veo a nadie en la pista, sólo mi calle, el final apoteósico, perdóname Jose, en esta última serie te dejaba un poco descolgado pero tenía que probarme. 3:41 el crono de la quinta serie, para mí una pasada más cuando no me considero un runner rápido ni mucho menos, lo que si es cierto es que el planteamiento de esta nueva temporada me hace tocar todos los palos y parece que funciona, que puede haber mejoría.

Jose me decía, "estratosférico", gracias amigo, contigo no voy de paseo como a veces tú o Andrés me decís, voy a trabajar, a intentar ser un poquito mejor con el tiempo, y vosotros además me ayudais a intentar seguir mejorando no sólo como runner sino como persona.

Hoy estoy feliz.