Seguidores

lunes, 10 de octubre de 2011

Cambio de planes.

Ayer por la tarde al finalizar mi jornada laboral llegué a casa y tras un rato de meditación el bajón físico y los síntomas de cansancio eran evidentes.
No me apetecía nada salir a rodar y el aplome era alarmante, tal vez llevo demasiados días madrugando a las 4:45 para ir a trabajar y van pasando factura los días así que hubo que aplicar un cambio de estrategia y, después de cenar estrené el jacuzzi de casa.



No encuentro nunca momento para un baño relajante y dadas las circunstancias esta era la ocasión ideal, así que la sesión de 45 minutos por asfalto la cambié por una de 20 entre burbujas.

Cosas de la tecnología moderna ; )