Seguidores

miércoles, 26 de octubre de 2011

Series muy productivas.

La semana pasada la cerré haciendo un rodaje de poco más de ocho kilómetros por La Elipa suave, para reactivar las piernas tras las series del día anterior.

Ayer martes volvía a quedar en Suanzes con Jose para hacer unas series nocturnas, se hizo tarde para unas cuestas en La Quinta y optamos por hacer un piramidal en la pista.

Aunque nos apagaron la luz a las nueve de la noche no hubo impedimento para culminar una sesión de lo más satisfactoria, rápido en el primer cien y en el doscientos, el trescientos nos iba poniendo en nuestro sitio y los dos cuatrocientos de lo alto de la pirámide nos hacían sufrir. Eso sí, la bajada de esta pirámide resultó una gozada, el trescientos aún lamía nuestras heridas de las dos series anteriores pero las dos últimas, de doscientos y cien metros le daban carburante extra a las piernas y no las corriamos, las volábamos. No puse ni pulsómetro, ni crono, estas series me gusta sentirlas, y vaya si se sintieron, aún me sonrío escribiendo este post.