Seguidores

domingo, 9 de mayo de 2010

Paquillo ¡¡Vaya chasco!!

Noticia publicada por "La Razon" el 26 de Abril de 2010.

Paquillo Fernández no podrá competir hasta el 10 de febrero del 2012, una vez que haya cumplido los dos años de suspensión por posesión de sustancias prohibidas que la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) ha hecho oficial en su boletín.

El marchador español, sin embargo, no podrá competir, siguiendo la normativa del COI, en los Juegos Olímpicos de Londres, con 35 años, después de haber sido tres veces subcampeón del mundo y una vez subcampeón olímpico, siempre en la distancia de 20 kilómetros.

Las nuevas reglas antidopaje del COI le impedirán competir en dichos Juegos puesto que ha recibido una sanción superior a seis meses por violación de la normativa antidopaje.

La IAAF basa la sanción a Paquillo en la regla 32.2 (f) de su reglamentación antidopaje, que contempla la misma suspensión de dos años para los que dan positivo y los que están en posesión de productos prohibidos.

Investigado en la operación Grial, Paquillo confesó en febrero pasado haber tenido productos dopantes en su domicilio granadino pero aspiraba a que dicha confesión le sirviera para obtener de la IAAF una rebaja de la sanción.

La IAAF explicó en aquella ocasión a Efe que el arrepentimiento de Paquillo y su llamada a los atletas jóvenes para que no sigan su ejemplo no era suficiente, sino que tenía que colaborar en la investigación de modo que la información que aportara fuera decisiva para que otras personas implicadas en el caso pudieran ser, a su vez, sancionadas.

"Un atleta sólo puede aspirar a una reducción de la sanción si ha proporcionado una ayuda sustancial para descubrir o establecer una violación del reglamento antidopaje por parte de un tercero. Tal es el sentido de la regla 38.15 d", indicaron fuentes de la IAAF.

La Guardia Civil halló, el pasado noviembre, en su domicilio viales de la hormona sintética EPO en un registro relacionado con la 'Operación Grial' aunque, en su pública confesión, Paquillo precisó que nunca llegó a consumir dichos productos.



Es complicado explicar a veces, cuando tienes una idea muy clara de algo o de alguien y te la tiran de una patada al suelo, el sentimiento de desilusion que te invade.
Suele ser común en la naturaleza humana fijarse mas en el prójimo cuando compartes cierta afición, actividad etc... y tambien es, fruto de esa condición, tomar referencias de personas que destacan y de alguna forma hacen grande esa aficion o actividad, repercutiendo de alguna forma con sus progresos en el mundillo al que pertenece.
Pues bien, Paquillo, junto a otro buen grupo de atletas españoles y foráneos ha sido para mi una de esas referencias, marcadas por su espíritu de lucha y sacrificio constante, en definitiva, un gladiador del asfalto, un icono en el cual fijarse e intentar imitar al menos en su espiritu de superacion, al fin y al cabo considero que los profesionales de este nuestro deporte estan primordialmente para eso, para transmitir la esencia de este fantastico y sufrido mundo del atletismo.
Desconozco los motivos que llevan a actos como los que ha reconocido éste deportista y que han llevado y llevaran a la debacle a tantos otros, lo que me niego a creer es que con este tipo de conducta tengan como único fin la "superacion" personal alegando que el cuerpo no da para mas y que si se quiere seguir batiendo marcas hay que seguir otras vías, ¡¡No, señores, asi no funciona esto!!
Si hay algo que todos los que de una forma u otra nos dedicamos a trabajar o a disfrutar de este deporte es que la única forma de superarse es con el esfuerzo diario, con la lucha y la entrega y con mucho sacrificio, el resto no es mas que engaño y dinero, una estafa, y todo aquel que la practique debe ser justamente castigado, tanto consumidores como portadores (camellos a mi entender).

Paquillo,tus logros, me han servido de ejemplo para continuar esforzandome en mi hobby en muchas ocasiones y en esta ocasion tus miserias me van a servir para ver cual es el camino que no hay que tomar, el de la trampa y el engaño.

Loable fué que te disculparas en público por tus actos, tampoco tenías muchas mas salidas, ahora me queda la duda de saber si no te hubieran pillado cual habría sido el momento de tu arrepentimiento, seguramente nunca.

Una pena.